El coste del cambio climático podría pagarse también vía nuevos impuestos – menorca al día
Skip to content

El coste del cambio climático podría pagarse también vía nuevos impuestos

Poner freno al aumento de temperatura global pasa por políticas que gravan a quien contamina

Volar contamina
Volar contamina
Ese coste podría acabar en billetes más caros

El pasado 13 de abril se aprobó el Plan de recuperación, transformación y resiliencia del Gobierno que, entre otras medidas, sugiere la creación de un impuesto que repercutiría en el precio de los billetes de avión. Al igual que existe un impuesto autonómico al turismo con un fin de compensar la huella ecológica que supone este sector, ahora se estima oportuno añadir gravámenes en aquellas actividades que son las más generadoras de dióxido de carbono. Los aviones están en el punto de mira y la fórmula escogida ha sido la de plantear una tasa que iría a engrosar el precio del billete de avión.

Desde el Senado, el grupo popular en la oposición ha sumado fuerzas estos días para pedir que no se ponga en marcha este impuesto verde puesto que afectaría de manera especialmente a los archipiélagos que están obligados a utilizar el transporte aéreo cada vez que se quieren desplazar fuera de su comunidad autónoma o entre islas.

Este impuesto específico para los billetes de avión es una propuesta que España plantea a Europa como fórmula adicional para el acceso a los fondos europeos como una revisión de la fiscalidad del sector aéreo para actuar sobre las emisiones contaminantes. Hecha la propuesta, ahora debe continuar su recorrido legal para convertirse en una realidad, algo que podría llegar en 2022. España no es pionera en este tipo de iniciativas. Ya la aplican en Francia, Italia, Noruega, Suecia, Alemania o Reino Unido.

Saber cuánto puede encarecer el billete convencional aún está por ver aunque algunos cálculos establecen que, según el recorrido del viaje, podría oscilar entre 5 euros o más de 40 si es de larga distancia. La capacidad recaudatoria de este nuevo impuesto se ha calculado en unos 1.300 millones según el partido en el Gobierno.

Desde la oposición piden que Baleares no sufra un aumento de costes de los viajes puesto que podría ser un nuevo lastre para la recuperación del sector turístico y proponen alternativas como incentivos a la renovación de las flotas de aviones, potenciando máquinas más eficientes y con menor consumo.


Deja un comentario

Your email address will not be published.