Adolfo León, el rostro de la moda en Menorca – menorca al día
Skip to content

Adolfo León, el rostro de la moda en Menorca

Entrevista al personal shopper y escaparatista: "En la Isla últimamente hay mucho ruido y eso me ha ido muy bien para darme a conocer"

León, tras la entrevista (Fotos: Antxón Castresana)
León, tras la entrevista (Fotos: Antxón Castresana)

Algo se mueve en Menorca. Eventos de moda, festivales, guiños al arte. Dice Adolfo León, personal shopper y escaparatista, y uno de los rostros más conocidos del sector en la Isla, que aquí “últimamente hay mucho ruido”. Por eso no para de trabajar: ruta de tiendas, test de color, montajes y trucos de protocolo. 

“Lo más importante a vestir es una sonrisa”, asegura Ann Taylor, uno de los iconos mundiales de la moda. Por eso Adolfo León, que lleva 10 años en Pons Quintana, se dedica a hacer feliz a la gente: “Me gusta porque puedo ayudar a las clientas, asesorarlas en algún evento especial. Qué zapato, bolso o vestido tienen que llevar”.

Vestir bien no existe, creo que cada persona tiene su manera, su personalidad, su forma de estar cómodo

“Es un trabajo que hace falta en Menorca; aquí hay muchos eventos últimamente y está bien que mi trabajo vaya evolucionando desde la base para que pueda llegar a ser un personal shopper reconocido en Menorca, que es el lugar que verdaderamente me interesa”.

Adolfo, en la tienda de Pons Quintana.

Tras estudiar tres años en Barcelona, decidió regresar a la Isla y “dije que ya no me movía. Me encanta mi casa, soy un enamorado de Menorca y creo que tiene mucho potencial en el sector de la moda.  En cuanto a desfiles, para que vengas firmas conocidas, para hacer shootings…”

Me encanta mi casa, soy un enamorado de Menorca y creo que tiene mucho potencial en el sector de la moda

“En Pons Quintana hago de todo. Desde asesorar a clientas, estar en tiendas… hasta hacer shootings (sesiones de fotos) y poco a poco voy avanzando. Hace poco salí en la revista Hola por el Hats and Horses, con el que colaboro. Allí voy con la gente VIP, les enseño la Isla, organizo eventos con ellos… En Menorca últimamente hay mucho ruido y eso me ha ido muy bien para darme a conocer“, relata Adolfo León.

Pero, ¿qué hace realmente un personal shopper? “El cliente me dice el evento al que irá; miramos qué tipo de cuerpo tiene, las prendas, vestidos, complementos que le pueden ir mejor en función del lugar y de su físico, buscando siempre qué se le puede potenciar”.

Me adapto al tipo de precio. He hecho desde el que tiene un presupuesto de 50 euros, hasta el que tiene 800

“En base a eso, busco las prendas adecuadas para cuando le llame ya haya seleccionado la tienda y la ropa, que solo se la tenga que probar. Me adapto al tipo de precio.  He hecho desde el que tiene un presupuesto de 50 euros, hasta el que tiene 800. Hay de todo y te adaptas. Lo importante es que todo el mundo pueda tener una atención especial, que no sea algo exclusivo”.

Tras estudiar en Barcelona, decidió volver a la Isla.

Valora León que “el sector del calzado en Menorca está estancado. Hay muchas firmas que han desaparecido. De calzado de todo el año solo quedan tres. En cuanto a joyería si que ha aumentado mucho, la artesanal, tipo taller. Y luego en el sector diseño, el de la moda, las firmas… sí que es muy difícil incorporarse. Hay que ir poco a poco potenciando el sector de la moda, que la gente se anime a hacer colecciones”.

Lo importante es que todo el mundo pueda tener una atención especial, que no sea algo exclusivo

Destaca Adolfo León que en “Menorca cada uno tiene su estilo. Vestir bien no existe, creo que cada persona tiene su manera, su personalidad, su forma de estar cómodo. Lo importante es que la gente cuando esté vestida esté cómoda, que no le moleste la ropa y que disfrute con lo que lleve. Que se sienta a gusto con la prenda, con el vestido; vas con otra cara. Eso hago en mi trabajo. Vamos a buscar esa manera de potenciar que la gente esté cómoda dentro de su estilo, de lo que te marca el evento”.


Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.