La historia del Claustre del Carme, en el último “Quadern de folklore” – menorca al día
Skip to content

La historia del Claustre del Carme, en el último “Quadern de folklore”

Josep Portella Coll repasa los usos que tuvo el edificio que fuera convento en Maó

El nuevo número de la colección ya está aquí
El nuevo número de la colección ya está aquí
Foto: Quaderns de folklore

“Del convent del Carme a Sa Plaça de Maó”. Así se titula el último número de la colección que reúne detalles de la cultura local.

La puerta de entrada al convento poco ha cambiado desde que fuera construido. La portada del “Quadern de folklore” en una tirada especial con mayor tamaño, sitúa la ilustración de esta puerta tomada en dos momentos diferentes donde por un lado se ven a dos frailes de 1821 que abandonan el edificio religioso y de una mujer de 2021 que entra a comprar en el mercado en que el convento se ha convertido. Se da la casualidad que este año hace 200 años se desamortizó por primera vez. La desamortización definitiva no llegó hasta 1835 y entre un uso religioso, hubo muchos otros como los de prisión, escuela, palacio de justicia o mercado.

Este domingo se harán tres salidas para conocer el entorno con guía incluido. Una manera de presentar mejor en contenido del libro que explica la historia, curiosidades y singularidades del emblemático conjunto arquitectónico.

A las 17, 19 y 20,30 horas del domingo 5 de septiembre, siempre previa reserva de plaza recogiendo las invitaciones en el Servicio de cultura del Ayuntamiento de Maó, pues se hacen con aforo limitado.

La Iglesia y el claustro del Carme de Maó fueron construidos entre 1726 y 1808, bajo la orden de los Carmelitas, en época del gobernador inglés Blakeney. La iglesia es de estilo neoclásico, pero tiene una fachada muy desnuda; en el interior es un edificio muy espacioso. Al lado está el claustro, que se caracteriza por ser muy grande, de gran calidad decorativa y artística, con una cisterna en medio. Es de planta cuadrada, con dos plantas.

En el año 1835 tuvo lugar la desamortización y el claustro pasó a manos municipales, quedando sólo la iglesia en manos eclesiásticas. En 1877 se convirtió en parroquia.

La otra parte del convento, a partir de la desamortización, tuvo diferentes funciones: juzgados, cárcel, escuela pública y mercado. Actualmente encontramos, además del mercado, el Conservatorio de Música, la Biblioteca Hernández Mora, la UNED, un espacio dedicado a la realización de cursos, como, por ejemplo, la UIMIR y el espacio interior del Patio de Es Claustre donde se realizan actividades culturales durante la primavera y el verano.


Deja un comentario

Your email address will not be published.