Skip to content

Los menorquines pagan la gasolina más cara que antes del descuento del Gobierno

Un informe de la OCU revela que los precios actuales se sitúan, como mínimo, seis céntimos de euro por encima de las tarifas que se aplicaban el pasado 1 de abril

Gasolinera en Maó (Foto: Tolo Mercadal)
Gasolinera en Maó (Foto: Tolo Mercadal)

La reducción de 20 céntimos de euros aprobada por el Gobierno para abaratar la adquisición de gasolina en las estaciones de servicio no está incidiendo en una disminución real del precio de este producto. Más bien, está ocurriendo todo lo contrario: los precios actuales de la gasolina se sitúan, como mínimo, seis céntimos de euro por encima de las tarifas que se aplicaban el pasado 1 de abril, es decir, el momento en que se empezó a aplicar el descuento que cubre el Gobierno.

Así figura en un estudio llevado a cabo por parte de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), según el cual, desde el 13 de abril, se está imponiendo una subida del 5,5 por ciento en el caso de la gasolina 95 y del 6,6 por ciento en el diésel. Esa fecha coincidió en el tiempo con el momento inmediatamente anterior al inicio de la operación salida de las vacaciones de Semana Santa.

De esa manea, con la calculadora en la mano, OCU ha señalado que, a partir de esta imparable dinámica alcistalos precios actuales del combustible se han colocado, al menos, seis céntimos de euro por encima de los que se hallaban en vigor el 1 de abril, fecha en la que el Gobierno central ratificó la disposición por la que los automovilistas tienen a su disposición una rebaja de 20 céntimos aprobada por el Gobierno en cada uno de sus repostajes de gasolina para sus vehículos.

En concreto, tal como figura en el documento que ha divulgado esta organización dedicada a la defensa de los derechos de los consumidores, el precio medio de la gasolina 95 alcanza en estos momentos la cantidad de 1,886 euros por litro, frente al montante de 1,769 euros que regía el 13 de abril y los 1,800 euros del primer día de este mismo mes.

Por su parte, el precio medio del diésel es a día de hoy de 1,899 euros el litro, una tarifa superior a la cifra de 1,782 euros vigente el 13 de abril y también a la tarifa de 1,836 euros que se aplicaba el día 1. En todos los casos que menciona OCU en su estudio, se trata de precios que todavía no llevan aparejado el descuento de 20 céntimos aprobado por el Gobierno. En cambio, el análisis tiene en cuenta las bonificaciones vigentes en Canarias y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, cuya carga tributaria es inferior a la del descuento aplicado a nivel nacional.

“EL DESCUENTO RESULTA INSUFICIENTE. URGE UNA SUPRESIÓN TEMPORAL DE IMPUESTOS”

Con todos estos datos sobre la mesa, la Organización de Consumidores y Usuarios no alberga ninguna duda de que el descuento que el Ejecutivo central se sacó de la manga para frenar el descontento de los conductores ante el alza del precio de los combustibles, anda lejos de haber culminado satisfactoriamente las expectativas que esta medida generó en su momento. De hecho, según OCU, esta última actuación del Gobierno para rebajar el precio de los carburantes “resulta, hoy por hoy, insuficiente”.

Por esta razón, la entidad ha reiterado su petición de que los responsables políticos reconsideren nuevamente la propuesta sobre supresión temporal de los impuestos y tasas asociados a la compra de combustible como única fórmula efectiva para que los bolsillos de los ciudadanos no se vean esquilmados a diario a causa de la explosión del coste del carburante.

La organización defendió este planteamiento por medio de la puesta en marcha de la campaña ‘Menos impuestos’, que se hizo eco de la preocupación por el incremento continuado de la inflación en España y sostenía la necesidad de rebajar la carga fiscal como compensación a las fluctuaciones de los precios.

“LOS CONSUMIDORES POCO PUEDEN HACER, COMO NO SEA BUSCAR LAS GASOLINERAS MÁS BARATAS”

No en vano, como recuerda OCU, así ha sucedido en el caso de otro bien sometido a los vaivenes ascendentes del mercado, la electricidad, un servicio que ha visto reducido al 10 por ciento el montante del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). En cualquier caso, la entidad ha advertido de que, a la hora de arbitrar soluciones eficaces para paliar el actual contexto económico, la pelota está en el tejado de la Administración, toda vez que los consumidores disponen, por sí mismos, de “pocas herramientas” para incidir en la variación de este escenario.

Al fin y al cabo, según se preguntan los autores del estudio, ¿qué pueden hacer los ciudadanos para que la escalada de las tarifas del combustible no redunde en un empeoramiento sustancial de su disponibilidad económica? En realidad, cuentan con muy pocas alternativas, como no sea, según recalca OCU, “priorizar las cadenas de gasolineras más baratas”.

“LA ECONOMÍA FAMILIAR SE VE CONDICIONADA”

Ahora bien, estas estaciones de servicios suelen coincidir, tal como se refleja en el documento, con establecimientos “low cost y de supermercados que no siempre se hallan cerca del lugar de residencia o de trabajo del usuario“. Lògicamente, si para acceder a una tarifa menos onerosa, el conductor debe recorrer una distancia geográfica más extensa, la supuesta reducción del precio se ve neutralizada por un mayor gasto en combustible.

En definitiva, para OCU, las subidas que están afectando al precio de la gasolina y el diésel constituyen “una pésima noticia para la economía de las familias”, ya muy condicionadas por el desorbitado aumento de la factura de la electricidad y que ahora, además, ven cómo cada vez tienen que aportar más dinero para llenar el depósito de su coche.

Esto supone, siguiendo la argumentación de la entidad de defensa de los consumidores, “un sobreesfuerzo muy importante”. Además, OCU denuncia la “doble factura” que implican estos incrementos del precio de la energía a través de la repercusión en la tarifa de los diferentes bienes y servicios, como ocurre en el caso de los alimentos que forman parte de la denominada cesta de la compra.

*Un artículo de Joan F. Sastre.


Comment

  1. De verdad???? No me lo puedo creer!! Que las gasolineras suben precios aprovechando la subvención del gobierno?? Quién nos lo iba a decir!! Qué va a ser lo siguiente: que las aerolíneas se aprovechen del descuento de residente para subir precios, forrarse a costa del erario público y que los pasajeros nos quedemos igual??

Deja un comentario

Your email address will not be published.


[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]