Skip to content

Otro clásico del verano; matar el tiempo en los aeropuertos

Las huelgas y la saturación en determinadas fechas incrementa el tiempo de espera en los aeropuertos; ¿cómo vas a utilizar ese tiempo?

Mientras esperas el anuncio de tu vuelo
Mientras esperas el anuncio de tu vuelo
Foto: Pixabay

El limbo es ese lugar temporal en el que las almas de las personas vagan entre la vida y la muerte. Salvando las distancias y sin entrar en creencias o pecados cometidos, los aeropuertos se pueden tornar un espacio similar, situado entre la rutinaria vida diaria y la salvación de las vacaciones perfectas.

La operativa de los aeropuertos se pone al límite en fechas como las que vivimos, en mitad del verano, con gente que viaja por quince días, que empalma un puente, que coloca sus pocas y valiosas vacaciones en la encrucijada tan complicada de que cuadre con las del resto de miembros de la familia.

Y de pronto aparece un problema técnico, o una huelga, o un elemento cualquiera, desconocido e imprevisto que se cruza por las pantallas del aeropuerto anunciando que el vuelo se retrasa. Esos retrasos son muy habituales y, afortunadamente, la mayoría no duran tanto como para seguir soñando con nuestras vacaciones.

Los aeropuertos ya se han diseñado para tener entretenimiento para los viajeros en espera. Esencialmente con tiendas para que consuma. Pero hay muchas formas de aprovechar bien este revés del destino. Vamos con algunas ideas.

1. Si vas hacia tu ciudad de vacaciones, aprovecha para seguir planificando qué harás cuando llegues. Aunque es algo que ya has hecho antes de partir (al menos mínimamente) o que te han brindado desde la agencia de viajes, vivimos en la era de la información y podrás seguir profundizando en las posibles actividades a hacer o lugares a visitar. Cuando conoces detalles de lo que está en tu recorrido, apreciarás más la visita.

2. Hidrátate. Este consejo viene bien ahora que es verano pero, en general, sirve para cualquier momento del año. Cuando viajas, o deambulamos por los aeropuertos, se nos pasa el tiempo y no nos damos cuenta de que tenemos que ir compensando la pérdida de líquido. Hidratar significa beber agua, no cafés o bebidas azucaradas o alcohol. Si la espera en un aeropuerto es sinónimo de cansancio, hidratarnos será fundamental para estar más despejado y activo.

3. Descansa. Aunque sea la antítesis del consejo anterior, tiene un motivo. Si sabes que la espera será de horas y no de minutos, quizás no tienes que luchar contra tu destino. Asume que tienes mucho tiempo por delante y aprovecha para descansar. Una siesta en un asiento cómodo puede ser una gran idea. Cuando toque el momento de volver a partir, tu cuerpo estará preparado porque habrá recargado energía.

4. Juega. Es sorprendente la cantidad de tiempo en la que estamos en familia y no hacemos algo tan elemental como jugar con los más pequeños. Ellos lo necesitan y, aunque te parezca que no, tú también. ¿Cuánto tiempo hace que no juegas con ellos? Quizás pensabas hacerlo en tu destino de vacaciones pero, ¡ya estáis de camino! Aprovecha ese tiempo en el que no tienes que estar pendiente de otra cosa que no sea el anuncio del próximo vuelo. Además, convertiréis el tedioso momento de estar “tirados” en el aeropuerto en algo mucho mejor; el inicio de vuestras valiosas vacaciones.

5. Lee un libro. Si ya te llevaste uno, empieza ahora con él. Si no, encontrarás muchos títulos en la tienda del aeropuerto. Es tu oportunidad para reconciliarte con ese ejercicio tan poco frecuente en tu día a día y que, en cierta manera, también es sinónimo de disponer de más tiempo, como en tus vacaciones.


Deja un comentario

Your email address will not be published.