Skip to content

Los alumnos matriculados en FP han aumentado un 26,9 % en tres cursos en Baleares

El objetivo es "que la población se cualifique", porque un 48 % no tiene cualificación adecuada y un 35 % tiene baja cualificación

Destaca el alto nivel de inserción laboral que tiene la modalidad intensiva, la FP dual
Destaca el alto nivel de inserción laboral que tiene la modalidad intensiva, la FP dual

El interés por la Formación Profesional (FP) va en aumento en el archipiélago, según recoge el “Anuario de la Educación de las Islas Baleares 2022”, de forma que la matrícula en sus distintos ciclos ha aumentado un 26,9 % en cuestión de tres cursos, con 19.808 alumnos en 2021-22 frente a 15.600 de 2018-19.

“La FP ha alcanzado ya la mayoría de edad y de mirar hacia el futuro sin complejos porque la sociedad ya la percibe como una opción real de futuro“, ha asegurado este miércoles el jefe del Departamento de Formación Profesional y Cualificaciones Profesionales de la Conselleria de Educación, Víctor Arjona, autor de uno de los artículos del Anuario de Educación.

La mayor valoración de la FP se produce tanto por parte de los alumnos como de trabajadores ocupados y desocupados “que la aprovechan para cualificarse y recualificarse”, ha explicado Arjona en la rueda de prensa de presentación del anuario.

A falta de que el próximo lunes se cierre la matrícula, Arjona estima que volverá a situarse entre 19.000 y 20.000 alumnos.

El especialista ha explicado, que además de dimensionar la FP para dar respuesta a la demanda, el objetivo es “que la población se cualifique”, porque un 48 % de la población no tiene cualificación adecuada y un 35 % tiene baja cualificación.

Arjona ha destacado también la incidencia del interés hacia la FP sobre la tasa de abandono escolar prematuro y el alto grado de inserción laboral que presentan algunos ciclos y tipos de formación. En concreto ha destacado el nivel de inserción laboral que tiene la modalidad intensiva (antes denominada FP dual), que combina formación y contrato laboral en empresa, del 64,3 %.

De los 473 alumnos matriculados en los 25 ciclos de FP de régimen intensivo el curso 2021-22, dos tercios continuaron en la empresa donde lo cursaron.

Arjona ha explicado que varios cambios normativos han afectado a la FP, desde la nueva Ley de FP aprobada en abril, a partes de la LOMLOE y la Ley de Educación de Baleares, y llevan a “un cambio de percepción”, de forma que está más centrada en el individuo y “no tanto en los títulos”, y en que debe ser flexible y adaptable para que el usuario pueda decidir su itinerario formativo.

También se pone el foco en la calidad y en que la FP capte talento, para lo que en Baleares se ha creado un centro de FP de innovación que forma a profesores.

El director del “XIX Anuario de la Educación de las Islas Baleares 2022”, Joan Amer, ha explicado que “con este modelo económico y turismo siempre pueden quedar personas en ‘los márgenes’ y necesitamos que la educación tenga una perspectiva inclusiva”, y en el caso de la FP, se analiza como herramienta de futuro, porque la matrícula aumenta.

En el ámbito de la inclusión, Javier Robles, psicólogo del centro de educación especial Joan Mesquida de Manacor, de Aproscom, y coautor de uno de los artículos del anuario, ha explicado los avances para fomentar y llevar a la realidad la inclusión de todo el alumnado en centros ordinarios.

El centro desarrolla un proyecto piloto que “se ha construido desde la acción” y con los centros ordinarios, por medio de un maestro de apoyo que forma parte del día a día del centro escolar.

Ha explicado que supone un cambio de paradigma en la atención a personas con discapacidad intelectual, de pasar del modelo terapéutico al social, al entender la discapacidad como “una interacción entre las condiciones de cada uno y el lugar donde se desarrolla”, en el que el foco no está en la persona sino en su entorno y su contexto.

Robles ha explicado que avanzar hacia la escuela inclusiva genera un cambio de valores y de cultura para “acabar con el sistema escolar de doble vía”. Ha explicado que el centro Joan Mesquida ha detectado que ha bajado a la mitad los alumnos matriculados de forma segregadora y además hay interés de los centros ordinarios por atender con valores inclusivos.

Con el programa piloto, el curso pasado acompañaron a tres centros de primaria y a mediados de curso se incorporó un instituto. Este curso atienden de forma presencial a 9 centros educativos de la comarca y se han incorporado 5 centros más en una modalidad de asesoramiento, que no implica presencia diaria pero sí espacios de trabajo común. EFE


Deja un comentario

Your email address will not be published.