Skip to content

Piden colaboración ciudadana por la llegada de frutos de posidonia a las playas

El IMEDEA señala que "el adelanto en la formación de frutos de posidonia podría indicar que el calentamiento del mar ha alterado la reproducción de la planta”

Imagen del fruto de la Posidonia oceánica (Imagen: IMEDEA)
Imagen del fruto de la Posidonia oceánica (Imagen: IMEDEA)

El Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, Imedea (CSIC-UIB), ha pedido este viernes colaboración ciudadana, con el envío de fotos de la presencia de frutos de posidonia oceánica que están llegando a la playas para poder comprender mejor este fenómeno.

La llegada prematura de frutos de posidonia a las playas ha alertado a los científicos, que piden colaboración ciudadana para comprender este fenómeno mediante la obtención de la mayor cantidad de datos, como clave para detectar un posible patrón en este fenómeno que “puede estar relacionado con la extrema ola de calor del pasado verano”, ha informado el Imedea en un comunicado.

Están apareciendo de forma prematura en las playas frutos de Posidonia oceanica, la planta marina protegida que es responsable de la buena salud de las aguas mediterráneas y el refugio habitual de gran parte de la fauna marina que habita en ellas, han señalado investigadores del Imedea que realizan el seguimiento de praderas de posidonia con el proyecto “Praderas en reproducción”, de la plataforma de ciencia ciudadana Observadores del Mar.

En Baleares se vienen registrando apariciones de las llamadas “olivas de mar” —nombre común con el que se conoce a los frutos de posidonia— desde principios de febrero.

Son fechas inusualmente tempranas, ya que lo habitual es ver los frutos en primavera.

Ante esta anomalía, la investigadora del Imedea y responsable del proyecto, Fiona Tomás, se pregunta si las causas están relacionadas con la extrema ola de calor del pasado verano, cuando la temperatura del Mediterráneo occidental marcó 5 grados por encima de lo habitual.

Según Tomás, “la floración masiva y el adelanto en la formación de frutos de posidonia podría indicar que el calentamiento del mar ha alterado la reproducción de la planta”.

Explica que “teniendo en cuenta el nivel de intensidad de la ola de calor que ha sufrido el Mediterráneo durante el pasado verano y la floración observada, se podría esperar la llegada de abundantes frutos; sin embargo, aún es incierto si dicho estrés puede provocar otros efectos, como por ejemplo, que cambien los patrones de maduración de los frutos, o que el éxito reproductor disminuya”.

Para entender las consecuencias que el calentamiento puede tener en esta especie icónica del Mediterráneo, es necesario identificar los patrones de producción de frutos, sobre los que no hay todavía datos.

Por eso piden fotografías de los frutos de posidonia que, al flotar, llegan a los arribazones de las playas, donde son muy fáciles de observar.

Sandra Espeja, de la Fundación Marilles y coordinadora de la plataforma de ciencia ciudadana Observadores del Mar en Baleares, comenta que “mucha gente se está encontrado con estos frutos en el agua o en la playa y no conoce la importancia de su hallazgo”.

Ha insistido en que la información que de ello se puede extraer para la investigación científica “es muy relevante, por lo que pide “fotos de estos avistamientos”.

CÓMO COLABORAR

Cualquiera que detecte frutos de posidonia puede tomar una fotografía y hacerla llegar al equipo científico a través de la web de Observadores del Mar. Una vez efectuado el registro y subida la observación, debe seleccionarse el proyecto “Praderas marinas en reproducción” y georeferenciar la imagen. La información será validada por el equipo científico.

La plataforma, que recuerda que es una especie protegida, facilita una sencilla guía para cuantificar los frutos de esta planta marina, de descarga gratuita en su web.

Si bien la posidonia puede reproducirse sexualmente con la producción de flores y frutos (como hacen comúnmente las plantas terrestres), generalmente esta reproducción sexual es poco común, y la colonización del sustrato se realiza mayoritariamente por crecimiento vegetativo (reproducción asexual), gracias al crecimiento y expansión de los rizomas, es decir, los tallos subterráneos.

No obstante, últimamente es más común observar la floración de posidonia.

En las últimas décadas, se han observado episodios de “floración masiva” que se han relacionado con el calentamiento del agua, especialmente con la existencia de “olas de calor”.

Las flores que se reproducen con éxito crean unos frutos, las “olivas de mar”, que cuando están maduras (o si hay temporal) se desprenden y flotan, permitiendo que la especie se pueda expandir a otras zonas posiblemente más favorables.

Asimismo, al ser el resultado de la reproducción sexual, la formación de frutos aumenta la diversidad genética de las poblaciones, y esta diversidad es favorable para la adaptación de la especie a nuevas condiciones ambientales. Por ello, la activación de la reproducción sexual asociada a las olas de calor se interpreta como una respuesta al estrés ambiental, y puede servir para aumentar las probabilidades de éxito de la especie. EFE


Deja un comentario

Your email address will not be published.