Skip to content

Estos son los síntomas que nos deben alertar de problemas de salud en nuestra piel

Conozcamos cómo actuar ante cada caso

Ahora toca cuidar más la piel
Ahora toca cuidar más la piel
Foto: Pixabay

La piel, nuestro mayor órgano, actúa como barrera protectora frente al mundo exterior. Sin embargo, también es un fiel reflejo de nuestra salud interna. Por eso, prestar atención a cualquier cambio en su aspecto o comportamiento puede ser la clave para detectar a tiempo posibles problemas de salud.

En ocasiones aparecen manchas, o padecemos una inusual sequedad, y también esa desagradable picazón… ¿Qué nos está diciendo nuestra piel?

Acné: Es una de las afecciones cutáneas más comunes, especialmente entre adolescentes. Se caracteriza por la aparición de granos, puntos negros y espinillas, generalmente en el rostro, pero también en otras zonas como la espalda o el pecho. Si bien no suele ser grave, puede afectar la autoestima y, en casos severos, dejar cicatrices. Vigilemos nuestra alimentación y preocupémonos por cuidar nuestra piel. Antes quizás no era tan necesario, pero a ciertas edades sí lo es.

Eczema: Se trata de una inflamación de la piel que provoca enrojecimiento, picazón, sequedad y, en ocasiones, pequeñas ampollas. Puede ser aguda o crónica y afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque es más común en manos, rostro y pies.

Psoriasis: Una enfermedad autoinmune que causa la aceleración del ciclo de vida de las células cutáneas, lo que produce engrosamiento, enrojecimiento y descamación de la piel. Suele aparecer en forma de placas o manchas bien delimitadas, especialmente en codos, rodillas, cuero cabelludo y zona lumbar.

Rosácea: Se caracteriza por enrojecimiento facial, especialmente en mejillas, nariz y frente. En algunos casos, puede ir acompañada de pequeños vasos sanguíneos visibles, granos o inflamación ocular.

Cáncer de piel: La señal más común es la aparición de un nuevo lunar o un cambio en uno existente. Presta atención a lunares asimétricos, con bordes irregulares, de varios colores o que crezcan de tamaño.

¿Qué hacer ante cada caso?

Si detectas alguno de estos síntomas, lo más importante es acudir a un dermatólogo, quien te dará un diagnóstico preciso y te indicará el tratamiento adecuado.

La prevención es el mejor escudo para tu piel y por eso te recomendamos algunos consejos fáciles de seguir que te resultarán muy útiles. En Menorca y en cualquier lado.

Protección solar: Utiliza protector solar con FPS alto (mínimo 30) todos los días, incluso los días nublados.
Hidratación: Bebe abundante agua y humecta tu piel a diario con cremas o lociones adecuadas a tu tipo de piel.
Alimentación saludable: Consume una dieta rica en frutas, verduras y antioxidantes. Si no había quien te hiciera comer verduras, ahora es el momento de optar por una dieta equilibrada de verdad.
Evita el tabaco y el alcohol: El consumo de estas sustancias acelera el envejecimiento cutáneo y aumenta el riesgo de enfermedades de la piel.
Manejo del estrés: El estrés puede empeorar algunos problemas cutáneos. Practica técnicas de relajación como yoga o meditación.
Nuestra piel es un tesoro que merece ser cuidado. Presta atención a sus señales y no dudes en consultar con un especialista ante cualquier anomalía.


Deja un comentario

Your email address will not be published.