Skip to content

“Orgullo LGTBIQ+”

Un artículo de Adolfo Alonso

(Imagen: PIXABAY)
(Imagen: PIXABAY)

Quizás una de las luchas históricas más duras ha sido por la sexualidad, por el derecho a una sexualidad en libertad de decisión.

 

Se me ha pasado el día del orgullo gay sin escribir nada y casi sin pensar. Es ya un día de normalidad, o sea no es noticiable como hecho, lo es como fiesta y reivindicación, pero está incorporado a los actos de la sociedad española. Esta es una gran victoria inicial ganada. Quedan muchas por pelear hasta la efectiva aceptación social de la libertad sexual pero la forma en que la personalidad de un ser humano, sus afectos o sus pasiones, se proyecta en su intimidad de forma consentida es parte del derecho a la libertad y a la dignidad de la persona.

 

Libertad y dignidad es lo contrario del fanatismo y la ignorancia. La primera que no debe verse obligado a renunciar a su libertad y a su dignidad es la propia persona, por esto es inadmisible que aún puedan existir climas sociales, y obviamente legales, por prejuicios o por educación, que obliguen a que alguien tenga que autolimitar la expresión de su sexualidad. Obviamente siempre está también el derecho a la intimidad, pero a lo que me refiero es a que mientras que nadie tiene problemas en decir socialmente que es heterosexual, otros si tienen problemas para decir su homosexualidad o su lesbianismo, por hacer la palabra igual. Esto no debería ser así. Es la siguiente batalla.

 

Quizá el día del orgullo LGTBIQ+ lo sea como reivindicación a la sociedad, pero el trabajo es personal y colectivo. Podemos celebrar muchos años una fiesta con carrozas y desfiles, con diferente gusto, pero si no se evoluciona más socialmente, hasta conseguir que en la familia ser homosexual no sea un disgusto o una aceptación forzosa tirando de recuerdos de infancia, o de otros soportes emocionales, no se habrá producido un efectivo respeto.

 

Desde mi vida profesional me tocó vivir el tema de las llamadas parejas de hecho. Esta fórmula fue la que se buscó para dar una mínima cobertura legal a las relaciones homosexuales en su época, aunque estaban también abiertas a las heterosexuales, que no podían acceder al matrimonio. No fue ninguna solución. Su utilización resultó mínima y sus problemas máximos, hasta el punto que en mis clasesde Derecho enseñaba a los alumnos que las uniones de hecho sólo existían cuando dejaban de existir, por su absoluto vacío de contenido y porque existían cuando empezaban los problemas. Lo mejor desde la perspectiva del derecho de familia era igualar el matrimonio modificando el Código Civil  para establecer el matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

No hablo casi nunca de mis experiencias como abogado de familia pero tengo datos sociológicos para rato, de lo que ha sido la evolución en España y también fuera , de la sexualidad, la familia, el derecho, las uniones de hecho, y por fin el acceso de las personas del mismo sexo al matrimonio y las características y dificultades, de lo que son sus familias.  Se avanzó después con el tema de la adopción internacional y de las técnicas de reproducción asistida, pero ha resultado complicadísima y carísima, y ahora entramos en batalla con la denominada gestación subrogada, prohibida en España. También matizando, porque aun cuando aparentemente lo llamativo en medios de prensa, son las gestaciones de este tipo que son opción de parejas de hombres homosexuales, sin embargo, es más una cuestión heterosexual, lo mismo que las técnicas de reproducción asistida.

 

Lo importante es la libertad de la persona en tolerancia., respeto y equilibrio. Afortunadamente los tiempos de “Rambal”, como símbolo pasaron.

 

Vengo de una familia de pescadores del cantábrico. Los pescadores allí vivian en barrios cerrados, al lado del puerto, con entradas, dos o tres máximo, muy controladas, con olores a salmuera y humedad, a pescado podre y red. Llenos de bares, bebían mucho era muy duro ir todos los días sin saber que pasaría, no se relacionaban con la burguesía, salvo por que el barrio era el territorio de la prostitución y para ir a “servir”, se decía así a ir a trabajar como empleada de hogar, también para vender  las mujeres el pescado del día, puerta a puerta.  Las calles del barrio eran como las casas de todos y todos eran uno, Una pequeña gran familia, del patio de la corte de los milagros.  En el barrio de mi familia vivía un homosexual, era uno más del barrio, abiertamente, se movía por las calles, hablaba con unos y con otros, tenía mucho sentido del humor, pero cuando salía del territorio del mar, para ir a la tierra, era ‘el maricón del pueblo’, con todo lo que esto suponía de burlas, agresiones, desprecios, marginación. Así que Rambal en realidad se auto recluía normalmente en su espacio, en su barrio , en su gente hasta que un día lo asesinaron.

 

Historias como esta ha habido demasiadas, las causas creo que todas las tenemos claras, incluso una guerra civil por medio y una postguerra de influencias dogmáticas y espirituales muy concretas.

 

El día del orgullo gay para mi es el día del orgullo y la reivindicación de la memoria de “Rambal” o de “la Queta”, Enrique, que se marchó a Paris perseguido, y todos los rambales que ha habido en la historia de España, que no pudieron ser libres y fueron agredidos y  humillados. Por todos los “rambales” que hay por el mundo que son perseguidos y ejecutados.

 

Esta reivindicación de la dignidad humana y de la libertad de ser como uno/una es, guste o no guste, por sí misma ya justifica un día, un solo día al año, de orgullo y que siga; porque ser gay, o lesbiana, o  y reivindicarlo es reivindicar la libertad y la dignidad de todos y de que cada uno pueda ser como es.


Comment

  1. … bonito artículo, pero está cojo… te has dejado el señalar a los responsables de esta todavía discriminación, y hay que hacerlo, no desaprovechar oportunidad alguna de dejar bien claro que hay personas de mente estrecha, pero también ENTIDADES mucho mayores, institucionalizadas, supranacionales, que pretenden estar ejerciendo una influencia moral sobre la sociedad, que son perversos pozos de podredumbre, prejuicios y manipulaciones… son las iglesias, guías de las creencias religiosas y por tanto campeonas de la manipulación de masas, que lanzan cizaña y dogmatismo en contra del colectivo, estigmatizándolos como antaño, como siempre… señálalos sin cortarte, mójate como lo hacemos otros… las RELIGIONES son el mayor obstáculo que tienen los gays, lesbianas, trans y demás para vivir tranquilos, pues mientras tengan en su pérfido ADN el perseguir comportamientos que ellos consideran marginales a sus estúpidas creencias y dogmas, siempre habrá discriminación.

Deja un comentario

Your email address will not be published.