Binibeca Vell. Un decorado de cuento.

De visita obligada es el poblado de pescadores de Binbeca, también conocido como Binibeca Vell. Son ciento sesenta y cinco viviendas repartidas sobre un terreno de casi ocho mil metros edificados frente al mar, en lo que era una típica marina que un grupo de promotores de Maó, encabezado por Arcadi Orfila, Rafel Sintes y Vicente Amer, imaginó como emplazamiento idílico para disfrutar de Menorca. Eran los inicios del turismo de los años sesenta, en una zona que no conocía ni Cap d’en Font, ni Binidalí, ni Punta Prima, ni tantas urbanizaciones que ahora suman estos parajes de levante.

El conglomerado de casitas blancas, construidas artesanalmente y encajadas mágicamente entre sí conforman un idílico pueblecito de estrechos callejones empedrados y espíritu atemporal que invita a perderse en su interior y a raptar alguna inusitada foto. Muchos visitantes pasan por aquí y se les ruega respetar el descanso y solaz de los vecinos, pues en este paraje encantado y encantador vive gente que es muy real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *