Trebalùger y más


Trebalùger, Escorxada y Fustam. Tres calas de ensueño sólo para valientes. ¿Porqúe? Porque hay que tener buenas botas y mejor disposición para acceder a ellas por tierra, especialmente en pleno verano. A las tres se puede llegar desde Cala Mitjana, que merece capítulo aparte, y no disponen de ningún servicio cercano, son totalmente puras y vírgenes, por lo que se recomienda a los senderistas de la primera hornada que vayan equipados con agua para beber antes siquiera de plantearse la marcha.
Cala Trebalùger destaca, además de por ser la que menos paseo necesita, porque en ella desemboca un torrente que es paseo obligado para los practicantes del kayak. Menorca no destaca precisamente por su sistema fluvial, pero aquí el agua dulce ha creado alrededor de sus meandros un auténtico paraíso natural.
Escorxada y Fustam comparten varias características, siendo la más notoria los cuatro kilómetros de caminata obligatoria para descubrirlas. Por lo demás cabe aquí muy bien el símil taurino de que es muy fácil ver los toros desde la barrera. Si usted está leyendo esto desde la cabina de su embarcación, costeando Menorca, puede darlas por banales, dos calas más en este paraíso, pero no es la norma, no. Pasen y vean Escorxada y Fustam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *