Cala Galdana o la novia d’Algendar

Es tan correcto decir que el barranco d’Algendar desemboca en Cala Santa Galdana, como que en Cala Galdana está la entrada del barranco d’Algendar. Esta Cala es tan hermosa como improbable es su nombre, pues no figura como tal en el santoral, sino que empezó Santa Ana, los moriscos le quitaron el Santa y conservaron a Ana: Guadal-Ana (el sitio de Ana), y la reconquista conservó ambos dos: Santa Galdana.
La cala es sencillamente espectacular. Por muy urbanizada que esté nada consigue mancillar su belleza. El agua es turquesa a más no poder, el clima es inusualmente agradable en cualquier época del año, casi un microclima. Aquí hay todo tipo de servicios a disposición del veraneante y su localización es inmejorable, a mitad de camino entre Ciutadella y las playas más vírgenes de la isla. Es muy accesible tanto por tierra como por mar y está rodeada de miradores para quitar el hipo. Si están en Menorca no dejen de, por lo menos, verla por una vez en la vida. Si planean venir, no dejen de plantearse el alojarse por aquí. Si están navegando no dejen de echar el ancla y bautizar sus cuerpos en esta maravilla. No es baladí: si leyendas da algo tiene, si postales da algo tiene, si alto standing da algo tiene. Les invitamos a descubrirlo por sí mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *