Necrópolis de Cala Morell, joya arqueológica

¿Qué es tan importante en los hipogeos de Cala Morell? ¿No hay acaso más cuevas en Cales Coves? El yacimiento de cuevas artificiales de enterramiento de Cala Morell está compuesto de, al menos, 14 cuevas excavadas en la piedra y clasificadas en dos tipos: cuevas de horno y grandes hipogeos. Soin al menos catorce, porque se ha descubierto en época reciente que la construcción de la carretera arrasó con buena parte del yacimiento, todavía en fase de estudio.
En las cuevas de horno de Cala Morell se han realizado hallazgos de la Edad de bronce, periodo que arranca en el dos mil antes de Cristo, y que nos da una pálida idea del tiempo que lleva civilizada esta pequeña isla del Mediterráneo. Estamos en 2017, a dos mil años de la fundación del cristianismo y a cuatro mil de la fundación del judaísmo y, sin embargo, tantos milenios se vuelven ligeros en estos metros cuadrados que, mudos testigos del paso del tiempo, conservan en sus paredes las marcas de los picos que moldearon la roca.
Dentro de los grandes hipogeos hay columnas monumentales escavadas en la roca natural y, no sin sorpresa, descubrimos dos columnas de fachada esculpidas al modo clásico. La tradición del culto a los muertos ha perdurado en este lugar a lo largo de muchísimas generaciones y esto es lo que sabemos. ¿Cuánto nos queda por descubrir? ¿Dónde vivían y cómo vivían las gentes cuyos cadáveres eran venerados aquí? Son preguntas sin respuesta que se lleva el visitante y que, sin duda, justifican de largo la candidatura de Menorca a la lista de patrimonio mundial de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *