Turqueta es turquesa

Para ver Cala en Truqueta en toda majestad hay que madrugar mucho o venir tarde. ¿Porqué? Porque su virginidad sufre de su propia belleza y tiene horas punta de lleno hasta la bandera por tierra y por mar.
Al amanecer, sin embargo, se pueden apreciar y disfrutar el silencio, la mansedumbre y transparencia de sus aguas y el sinfín de matices de sus colores sin interrupciones. Ostenta el turquesa perfecto, solo rivalizado por los fondos que hay entre Punta Prima y la Isla del Aire y está muy cerca de Ciutadella, por el camí de Sant Joan de Missa, y muy bien indicado. En el párking hay chiringuito y tiene baños y socorrista.
Turqueta es de las playas en las que la sombra llega pronto a las arenas, lo que consigue que se vacíe con unas cuantas horas de luz por delante. Son apenas 110 metros de arena para compartir, elijan bien la fecha y la hora para venir a conocerla, o a repetir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *