¿Y aquí dónde comemos?

Ya hemos citado el muy conveniente restaurante del aparcamiento de Binimel-la, que es el lugar más remoto en el que sentarse a comer al nordeste de Menorca cuando se va a descubrir las playas del norte.
De la misma forma hemos citado los bares y restaurantes que, en temporada, dan servicio a la urbanización Playas de Fornells, en Cala Tirant. Aquí se resuelve, cómodamente y en ocasiones con nota, cualquier necesidad gastronómica o alimentaria.
Sin embargo, por suerte o por desgracia, a pesar de encontrar ofertas muy honestas en ambos casos, todos palidecen ante la abundante oferta y calidad de los restaurantes de Fornells y Mercadal, auténticos puntos calientes de la gastronomía menorquina a los que se va a comer o cenar adrede y con reserva desde cualquier punto de la isla.
Por no perdernos en detalles citaremos unos pocos, a sabiendas de que Fornells es mundialmente fomasa por sus calderetas de langosta y Mercadal por su auténtica cocina autóctona. Imperdibles son: Es Cranc Pelut, Sa Llagosta, Sa Proa o Ca Na Marga (de carnes nobles, porque no todo es pescado) en Fornells -pero ni mucho menos los únicos o mejores, los nostálgicos echamos de menos Es Pla- y en Mercadal, aquí si mandando de forma incuestionable Es Molí des Racó, y a rebufo pero con mención especial Ca n’Olga o el Tast.
Hay mucho más, seguimos informando en la sección de restaurantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *