Camí de Cavalls

El Camí de Cavalls tiene un punto culminante en cada punto cardinal de la rosa de los vientos. Sin lugar a dudas, la etapa más fantástica del sur es esta, que recorre a través de senderos boscosos de jaras y acebuches, bordeando la costa, los siete kilómetros cortos que hay entre cala Galdana y cala en Turqueta.
El paseo es de dos horas y media… para el paseante ciego. Para el vidente es tal el pasmo que provoca la exuberancia del paraje que recomendamos prever al menos cuatro horas. Partiendo de la calle Camí de Cavalls en Cala Galdana, atravesaremos la arena, cruzaremos el puente de madera y, dejando atrás el bullicio, empezaremos a sentir la absoluta paz y desconexión de las impresionantes Macarella y Macarelleta. Nunca fue ni será facil llegar a estas arenas con un mínimo de esfuerzo, incluso por mar, estas dos calas son el secreto a voces peor guardado de Menorca. El único restaurante del lugar solo lo han visitado unos pocos, y los miradores que se encuentran a lo largo de este recorrido solo los podrán gozar los que se animen a seguir esta propuesta.
No se puede decir que cala en Turqueta sea más de lo mismo, no lo es, está exactamente entre la virginidad más pura de las Macarellas y la practicidad de Cala Galdana, pues tan virgen como las primeras, tiene no obstante una línea de autobús que da servicio hasta aquí desde Ciutadella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *