Cala Alcaufar: playa de ambiente menorquín

Cala Alcaufar destaca por dos motivos: uno más estético. El otro, más funcional. El primero, es que la playa de Alcaufar es una preciosa y profunda entrada de mar que termina en una pequeñita playa muy acogedora. Es un lugar concurrido por menorquines que tienen la casita de veraneo en la zona o también que tienen una de las cocheras-muelle con sus barcas a medio camino entre la tierra y el agua. El segundo, que se encuentra a solo 15 minutos del aeropuerto, y puede resultar una primera parada muy agradable justo llegar a Menorca.

Cala Alcaufar no suele estar excesivamente concurrida, aunque sí que en el pico del verano puede haber más afluencia de gente, sobre todo porque a pie de playa hay un hotel con restaurante y piscina.

En la playa de Cala Alcaufar reina el ambiente familiar, tan buscado por unos como denostado por otros. En una encantadora calita de arena blanca, al final de un brazo de mar con curva y ninguna ola.

La urbanización que bordea la costa del lado izquierdo es coqueta, blanca y sencilla. Las barquitas amarradas en sus mansas aguas nos hablan de un puerto seguro. La roca virgen y las cavidades del lado derecho, todavía virgen nos hablan de la edad geológica del sitio.

Al fondo del arenal, a veces, concurren eventos deportivos de corte informal que ambientan un poco el solaz. Otras veces, las mejores, puede el bañista asistir a los ensayos de compañías de teatro clásico que han encontrado aquí la resonancia perfecta para la declamación acapella. Lujos casuales al alcance de unos pocos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *