Cala Rafalet: mar y bosque

Cala Rafalet es una pequeña playita cerca de Maó. Tiene apenas dos metros de arena pero metros de barranco y rocas en las que instalarse para pasar un buen rato de baño.

El secreto de Cala Rafalet está en la localización: al final de un barranco que podría ser el decorado de cualquier película de aventuras. El acceso es andando a través de una zona boscosa maravillosa. Gran parte de la experiencia de ir a Cala Rafalet es el camino.

Al llegar a la calita, lo realmente gozoso viene al que le guste nadar. Unos patos y unas gafas bastan y sobran para internarse por el sendero que dibuja el agua en su salida al mar. Aguas cristalinas y fondos con gran biodiversidad. Vale la pena llevarse una cámara acuática.

En invierno Cala Rafalet es igual de encantadora. Puede hacerse todo el camino por el bosque, parar a dar un baño de pies en la calita y luego subir por las paredes laterales de la cala hasta llegar a una zona de acantilados espectacular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *