Ruta gastronómica en Son Bou

La urbanización de Son Bou es una de las zonas más completas en todos los sentidos de Menorca. En lo culinario no es una excepción.

 

Boni Indian Spice

Por último, les presentamos una alternativa a la dieta mediterránea. El Boni Indian Spice elabora a diario un tipo de cocina que une sensualidad y sabor. El equipo del restaurante, nativo al 100%, garantiza un viaje a la India desde el pleno corazón de Son Bou.

 

 

 

 

La Roca, al más puro estilo inglés

Un típico desayuno inglés, snacks antes del mediodía y burguers a la hora de cenar. Es el plan de La Roca, un típico restaurante inglés en Son Bou.

La música también es protagonista en este local de la urbanización, que cuenta con una amplia terraza que es ideal para las noches cálidas de Menorca.

La Roca es un bar lleno de amigos, de buen ambiente, con la mejor comida casera y tradicional, y que dispone de un amplio surtido de bebidas.

 

 

Es Corb Marí, comida a pie de playa

Es uno de los chiringuitos más afamados y reconocidos de Son Bou. Por su gastronomía, por su ubicación y por las tardes llenas de música y diversión.

Es Corb Marí ofrece buenas carnes, verduras frescas, arroces, pescados, multitud de tapas y raciones… y todo a la orilla del mar.

Amplio surtido también de pizzas menorquinas. Un gran chiringuito entre la arena blanca, las aguas cristalinas, la naturaleza y el sol de Son Bou.

 

 

La mejor pasta, en Alessandro’s

Con más de 10 años de experiencia en Son Bou, el Alessandro’s es uno de los restaurantes de referencia en la espectacular urbanización de Alaior.

Especialistas en pasta italiana, elaborada por ellos mismos, cuentan con pizza casera hecha en su horno de leña como uno de sus platos estrella.

No dejes de probar su repostería. Su maestro repostero, reconocido internacionalmente con varios premios, hará tus delicias con sus postres caseros. Imperdible.

 

 

Copacabana Burger: culto a las hamburguesas

Entrar en el Copacabana Burger es adentrarse en un universo lleno de hamburguesas, crêpes, batidos o cocktails. Un local con una gastronomía divertida y muy natural.

En esta bar snack, puedes tomarte un buen café o degustar su surtido de zumos mientras ves la puesta de sol desde su terraza exterior.

El tiempo no pasa en Copacabana Burger, que te ofrece un ambiente relajado gracias al trato cercano de la propiedad, siempre atenta a los deseos de los clientes.

 

 

Mai-Tai, cocktails y tapas al ritmo de la música

“Es el mejor bar del mundo”, dice Leo, su propietario, y los cocktails y tapas del local le avalan. El Mai-Tai de Son Bou es toda una garantía. Un emblemático espacio en la urbanización de Alaior en el que puedes encontrar deliciosos platos para compartir y que esta temporada llega con una gran novedad: las ensaladas Poké.

Todo, amenizado siempre por la música, un símbolo del bar. Excelentes tapas, buenas carnes, platos originales y un buen surtido de cocktails para rematar la comida o cena en uno de los restaurantes más afamados de Son Bou. No te lo puedes perder.

 

 

Kit Cat Bar

Justo a la entrada de Son Bou encontramos el Kit Cat Bar, otro local para fans del deporte con el ambiente English Sport Bar, con Quiz Nights (Thurs & Sun) y Tapas (Wed). Ofrece Desayuno, Comidas, Cenas, Brunch. Está abierto hasta bien tarde en la noche para disfrutar de música y bebidas.

De compras en Son Bou, en Spirit Urban

A pesar de estar de vacaciones a todo el mundo nos gusta darnos un capricho. Incluso en determinados momentos del verano una necesidad. En Menorca Spirit Urban Son Bou podemos encontrar las mejores marcas de ropa. Prendas elegidas exclusivamente para que las luzcas en una terraza cenando o bien tomando una copa. Ropa para cada ocasión. Desigual, Ribas, Pou Nou, Espirit, Shana y hasta Hawaianas! Además, no te olvides de comprar nuestras avarcas de Calzados Ría.

Son Bou, la playa más larga de Menorca

Todas las postales del mundo llevan a Son Bou. Es fácil imaginar porqué. Son dos kilómetros y medio de arenal interminable, orientado al sur, parcialmente urbanizado, con humedal, todos los servicios, accesible, aguas impecables, dunas, chiringuitos, juegos, alquiler de todo lo que se puede alquilar en una playa.
Siendo la más grande de la isla y la que más hoteles tiene, en verano está siempre llena, y sin embargo no hay formna de llenarla. Es solo cuestión de caminar un poco hacia el oeste para alejarse del bullicio y seguir sin embargo en el mismo lugar. Son Bou es acogedora a pesar de su imponencia, virgen a pesar de sus hoteles, limpia a pesar del turismo, cómoda a pesar de la distancia. Son Bou enamora y se necesita. Menorca son calas, pero sin Son Bou sólo serían calas, con Son Bou, especialmente fuera de temporada, hay también un playón insuperable al que acudir para sentirse pequeño, para sentirse lejos, para sentirse en una postal.

Sigue el Mundial en Son Bou

Nuestra estancia en Son Bou se acentúa con la disputa del Mundial de Fútbol de Rusia, un evento seguido por todos los amantes a este deporte. En el centro comercial, el Iris Arena O’braves es un local temático, la combinación perfecta: copas y fútbol. Nos reciben camisetas firmadas por futbolistas internacionales, desde Pelé hasta Iniesta, con el sello de garantía de la FIFA. El propietario, Juan Bravo se desplaza a todos los Mundiales para seguir las evoluciones de la Selección Española.

Y justo a la entrada encontramos el Kit Cat Bar, otro local para fans del deporte con el ambiente English Sport Bar, con Quiz Nights (Thurs & Sun) y Tapas (Wed).

Camí de Cavalls

La etapa Son Bou-Santo Tomás que nos ocupa está fundamentalmente regida por el paso a través de la albufera de Son Bou, la cual, al ser una de las zonas más húmedas de la isla, alberga uno de los puntos calientes en lo que a biodiversidad se refiere.
Ambos extremos del recorrido son urbanizaciones, lo que facilita con mucho el aparcamiento. La etapa es de poco menos de siete kilómetros, unas dos horas y media de marcha por línea de costa, dunas, campos y barranco. Para los más preparados se recomienda realizar el recorrido de ida y vuelta. De esta forma se disfrutará por igual del fantástico paseo al borde del agua y por el humedal, como del camino interior, el cual, gracias a los dos torrentes que riegan la albufera, es frondoso y encantador.
Al final del trayecto, el caminante descubrirá la playa de Santo Tomás, ya en el término municipal de Es Migjorn Gran, y no dejará de soprenderse con los matices que la diferencian de Son Bou, a pesar de ser colindantes. Aquí el mar adquiere otras tonalidades y los atardeceres son de quitar el hipo. Es un estupendo tramo para hacerse a caballo, haciendo honor al nombre del camino.

Toboganes de agua dulce y de agua salada

El día que los niños manden, vendrán a Son Bou a pasar las vacaciones y sus padres no podrán salir de aquí. ¿Porqué? ¡Toboganes!
El Club San Jaime es un complejo turístico especialmente pensado para las familias: gran piscina, toboganes acuáticos, restaurante y actuaciones en directo. Los peques estarán encantados, lo que redundará en la tranquilidad de los padres. Así, de aquí lo dificil es salir sin tener que tolerar algún puchero de los más pequeños, que se lo habrán pasado bomba.
¿El mejor señuelo para sacar a los niños de los toboganes del Club San Jaime? Engatusarlos con los toboganes y el parque hinchable de la playa de Son Bou. Otra fenomenal atracción en la que las horas serán cortas para ellos. Ataviados del obligatorio chaleco salvavidas, los peques guardarán un recuerdo imborrable de su estancia gracias a este divertidísimo parque frente a la arena.
¿El resultado? Niños felices y agotados, igual a sueño de plomo para ellos y libertad de movimientos para los adultos al anochecer. No se puede pedir más.

Paleobasílica cristiana

Más se la conoce como basílica paleocristiana, es función del color del cristal con que se mire, que diría Campoamor. Es el derelicto de una basílica de tres naves, orientada de este a oeste y al parecer originaria del siglo V. En aquella época, Menorca mantenía intensas relaciones con el norte de África, y este fue sin duda un asentamiento de monjes peregrinos que eligieron este enclave como epicentro desde el que evangelizar la zona, en una época en el que el primer tercio de los templos todavía estaba reservado para los no bautizados. Las conquistas del Islam truncaron esta actividad, pero estas piedras son mudo testigo de la implantación del cristianismo en el mundo.
Los peregrinos que conservan su fe todavía realizan el ritual de santiguarse tocando la pila bautismal. Tal vez no sea paleocristiana, tal vez sea de lo poco que queda del mundo pretérito en que lo cristiano era realmente sinónimo de aquella voluntad de amor entre los hombres, sencillez de costumbres y el largo etcétera del mque el cristianismo siempre habla y hoy él mismo tan poco practica. Tal vez. Siéntense aquí, cierren los ojos y juzguen por sí mismos.

Parada obligada: Torre d’en Galmes

De fuera vienen parejas a casarse en este insólito paraje o lo más cerca posible de él.
Torre d’en Galmés es el yacimiento talayótico más importante de las Baleares, y es visita obligada para los amantes de la arqueología. No solo es el más completo por contener todos los elementos de la época en el mismo lugar: casas, talayots, taula, sala hipóstila y sistema de recogida de aguas; además está equipado con un centro explicativo en el que el visitante puede ver un vídeo explicativo que le abrirá nuevas luces sobre el interesante periodo del yacimiento.
La visita dura unos 45 minutos y el emplazamiento está sobre una atalaya desde el que se contempla un vasto panorama del sur de la isla.

Excursiones a bordo

Para contratar excursiones desde Cala Galdana a las playas vírgenes de la costa sur en barco, destacamos dos casas especializadas y de lo más competentes. La empresa Don Pancho ofrece rutas en barco por el sur de Menorca desde son Saura hasta cala Escorxada. También se puede disponer de barco privado con patrón, medio día o día entero. La firma Menorca Taximar, con un perfil más juvenil, pone a disposición una Zodiac de gran tamaño, con capacidad para diez personas, para un servicio de llevar y recoger a precios realmente competitivos. Por supuesto que hay otras opciones, tan válidas como divertidas, para pasear por las cuevas y las calitas de este privilegiado litoral, ya sea contratando una excursión en kayak con monitor, como en un típico paseo colectivo en la barcaza con fondo de cristal de Holiday Lines. A vela, a pedales, nadando, todo vale para descubrir como sea lo que el horizonte de esta playa esconde.

Una oferta gastronómica variada y de calidad

Bar Mississippi, un paraíso lleno de música y diversión

Entrar en el Bar Mississippi es acceder a un mundo lleno de bebidas, música en directo, televisiones con retransmisiones deportivas, billar o un karaoke.

Este snack-bar, en el que se puede disfrutar de algo de comida rápida y de las míticas “happy hours”, es un paraíso de las cervezas y los cocktails.

Escuchar música en su terraza, jugar al billar o a los dardos, bucear en su carta de bebidas… todo es posible en este mágico local, que no te defraudará. Por eso es el número 1 en TripAdvisor.

 

 

 

 

Beer & Beach

El Beer & Beach de Cala Galdana conjuga lo mejor de la gastronomía menorquina y una espectacular variedad de cervezas y bebidas.

Tapas, paellas, pescado de la Isla, coctelería de autor… todo, regado con un ambiente fresco y divertido, en el que destaca su piscina y las pantallas deportivas.

Un sitio imprescindible en la urbanización, en el que se combina la buena gastronomía, con el buen ambiente y la amabilidad de su personal, que no te dejará indiferente.

 

 

 

 

 

Mesón Típico Murciano, cocina hecha desde el corazón

Una paella, las mejores carnes, pescado fresco, pizzas… y un buen cóctel. El Mesón Típico Murciano vuelve a abrir sus puertas en Cala Galdana con un guiño a Murcia, pero con la mejor cocina menorquina e internacional. Hecha desde el cariño, en un entorno familiar y amable.

Año tras año, este legendario espacio gastronómico de la urbanización llega fiel a su cita. Aquí podrás encontrar todo tipo de alternativas culinarias, con una muestra de la mejor cocina murciana y de la Isla. El que va repite, porque además de comer bien, lo hará con una sonrisa…

 

 

 

 

 

Blanc i Negre

Si nos apetece hacer una copa después de comer o cenar podemos trasladarnos al Blanc i Negre. Un establecimiento donde se pueden ver los partidos de fútbol de la Premier League, así como todas las ligas internacionales.