Saltar este contenido

(Informe) 275.000 personas de las islas viven en el límite de la pobreza

El 39 por ciento de la población es mileurista y 87.000 ciudadanos sobreviven con 355 euros mensuales

Voluntaria de Creu Roja.
Voluntaria de Creu Roja.


Entidades y organismos alertan del aumento de la población en situación de pobreza y riesgo de exclusión social en Balears. Uno de los colectivos más desfavorables son las familias monoparetantales, especialmente las encabezadas por una mujer. En términos absolutos, más de 275.000 personas se encuentran en riesgo de pobreza o situación de exclusión social en las Islas. Más del 36 por ciento de las familias monoparetanles de Balears se encuentra en esta situación. Diversos índices apuntan a un aumento de familias necesitadas de recursos. Casi el 8 por ciento de la población balear vive con menos de 355 euros mensuales. El 39 por ciento de la población (unas 224.000 personas) es mileurista.

SITUACIÓN CRÍTICA

La Red para la Inclusión Social EAPN-Baleares informa de un aumento en el riesgo de pobreza de la región con más de 275.000 personas que se encuentran en riesgo de pobreza o situación de exclusión social. Casi un 25 por ciento de la población de Balears, es decir, 276.062 personas, están en riesgo de pobreza, lo que supone que en relación al año 2016 ha subido más de cinco puntos.

Así pues, el informe evidencia que la reactivación del tejido productivo de Baleares no reduce la pobreza y, además, esta recuperación se está sustentando en un incremento de las desigualdades sociales.

En este sentido, 87.000 personas de Balears sobreviven con 355 euros mensuales, lo que supone el 7,8 por ciento de la población balear por lo que, a pesar de la prosperidad económica, “la tendencia actual es que los pobres sean más pobres”.

DESIGUALDAD SOCIAL

Por otra parte, EAPN ha remarcado el hecho de que “las Islas se están convirtiendo en el paraíso de la desigualdad social, donde los ricos son más ricos y los pobres más pobres” y ha alertado sobre “la ineficacia de las políticas públicas para proteger a los más vulnerables y para fomentar la redistribución de la riqueza”.

Asimismo, la población que cobra menos de 1.000 euros al mes, es decir, los inframileuristas, han pasado del 34 por ciento en el año 2016 a un 39 por ciento en el 2017. En relación con este punto, EAPN ha recordado que hay muchos trabajadores a los que su sueldo no les da para sobrevivir, ni para pagar un alquiler.

Respecto a las pensiones, el Informe del Estado de la Pobreza de 2017 señala que 62.630 pensionistas reciben una renta inferior al umbral de la pobreza, es decir, 609 euros, lo que “evidencia la urgente necesidad de incrementar las pensiones mínimas y de mejorar las condiciones salariales y así poder tener en un futuro una pensión digna”.

FAMILIAS MONOPARENTALES

Los hogares monoparentales en España ya representan el 10 por ciento, 3 del total y rozan los 2 millones: en 2017 se contabilizaban 1.842.800 familias compuestas por 1 adulto y 1 o más hijos dependientes, el 83 por ciento de ellas encabezadas por una mujer. Según el 7º Informe MonoMarentalidad y Empleo de la Fundación Adecco, el perfil sociodemográfico ha resultado ser el de una mujer entre 36 y 45 años, divorciada, con un hijo y estudios secundarios.

La tasa de riesgo de exclusión y/o pobreza entre las familias monoparentales asciende al 53,3 por ciento a nivel nacional. En el caso de Balaeres, aún por debajo de madia nacional, el índice ha subido. Con una tasa de riesgo de pobreza y exclusión social del 19,1 por ciento, la cifra se elevaría al 36,4 por ciento en el caso de los hogares compuestos por 1 adulto y 1 o más hijos dependientes.

FACTORES DE LA POBREZA

Las dificultades de acceso al empleo se convierten en el mayor desencadenante de pobreza: un 32 por ciento de estas mujeres no tiene trabajo, mientras que un 18 por ciento afirma tener algún tipo de ocupación, pero sin contrato: el 10 por ciento de estas últimas figura en los registros de desempleo, mientras que el 8 por ciento restante no ha acudido a los mismos por desmoralización o situación de irregularidad.

7 de cada 10 lleva más de un año sin empleo: un 48 por ciento supera los 24 meses y un 22 por ciento lleva entre 1 y 2 años desempleada.“Este desempleo de larga duración puede derivar en la economía sumergida: la ausencia prolongada de ingresos conduce a muchas mujeres a desempeñar trabajos no regulados, concentrados principalmente en sectores como la hostelería, la atención a personas dependientes y/o el servicio doméstico. Una realidad que tiene nefastas consecuencias en la economía global y que, además, genera una preocupante desprotección del trabajador, conduciendo directamente a la precariedad y a la exclusión”, ha destacado destaca Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.