Saltar este contenido

Llull, todo un ejemplo para el Madrid

Se valora su fidelidad al club a pesar de los cantos de sirena de la NBA

Canasta.
Canasta.
El balón cruzando el aro es la imagen más probable de ver tras un lanzamiento del jugador menorquín.

La superación del balear, así como su entrega y fidelidad por la camiseta blanca, son dos símbolos que el club quiere engrandecer y fomentar en todas sus secciones.

Seguramente la sección de baloncesto sea actualmente la más potente del Real Madrid. La alargada sombra de una plantilla acostumbrada a ganarlo prácticamente todo desde la llegada de Pablo Laso a su banquillo, hace que sirva como referencia para cuando la de fútbol no tiene una línea similar.

Además, si indagamos dentro de esta, el segundo capitán del equipo, el menorquín Sergio Llull, es uno de los pilares básicos tanto en el vestuario como en la pista, donde recientemente se consagró como uno de los jugadores históricos más importantes del club siendo el que más triples ha anotado.

Todo ello tras superar una lesión que le tuvo unos nueve meses apartado de las pistas de baloncesto a sus 30 años, hecho por el que muchos pensaban que no regresaría a ser el mismo. Pero después de ir cogiendo ritmo poco a poco en las finales tanto de Euroliga como de Liga Endesa de la pasada campaña, el de Mahón volvió este curso a demostrar su valía y su ambición sobre el parqué. Sin duda, un ejemplo digno de elogio en la casa blanca.

En tiempos turbulentos para la sección de fútbol, la fidelidad del base, al que los Houston Rockets están esperando en la NBA desde hace años, es propia de una persona que siente los colores como pocos. Allí seguramente tendría tanto una mejora salarial, como una suma más importante de dinero en cuanto a patrocinios, sobre todo por parte de su actual sponsor, Nike, que si diera el salto le tendría que hacer un nuevo contrato con otras cifras bien distintas. Pero ni siquiera esas razones le convencen para cambiar de destino.

Ni comparación con la sección de fútbol

Florentino Pérez.Todo esto se quiere transmitir al fútbol, pues seguramente esa falta de entrega y ambición por parte de la plantilla merengue sea la que, por ejemplo, acabó con Zinédine Zidane tras la conclusión de la pasada temporada. La inestabilidad de la sección, tanto en términos de resultados, como en el propio vestuario, hace pronosticar algún movimiento sorpresivo en el mercado de invierno. Ya sea por un fichaje o por alguna salida, como la de Isco Alarcón, que podría estar trabajando en un cambio de aires, pues al estar contando con menos minutos podría estar forzando su marcha sin decirlo abiertamente en público, siendo ésta una de las estrategias recurrentes de los agentes de fútbol, como relata Jon Smith en este artículo, y que se utiliza para no dañar su imagen y que en caso de que el club no quiera traspasarle salga perjudicado de cara a los aficionados. Un ejemplo que nos sirve para comparar la importancia de uno y otro a nivel interno del club, dos jugadores importantes que tienen pensamientos casi opuestos, pues uno solo lo hace hacia sí mismo sin tener en cuenta el bien del equipo, mientras que el otro se conforma y se mantiene en el club que apostó por él cuando no era apenas nadie.

Por todas estas razones, Llull se está convirtiendo en un emblema del club dirigido por Florentino Pérez, en el que pretende retirarse dentro de unos años como una auténtica leyenda de la sección que actualmente más alegrías da al equipo, la de baloncesto.

Y es que, el de Mahón no solo es comprometido y consecuente con sus decisiones, sino que encima, es un demonio sobre la pista, uno de los jugadores que más marcan las diferencias en Europa y una de las claves de que la era Pablo Laso esté siendo tan triunfal. Un ejemplo para todos los deportistas, sobre todo para algunos futbolistas, que deberían fijarse más en estos compañeros.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.