Saltar este contenido

Consejos para no congelarte en invierno en Menorca

En las fechas con temperaturas más bajas en la Isla, escapar del frío es fácil

¿Cuantas maneras distintas hay de no pasar frío en el invierno menorquín?
¿Cuantas maneras distintas hay de no pasar frío en el invierno menorquín?
El viento, la humedad y las bajas temperaturas se combaten bien con los materiales adecuados

Para empezar hay que reconocer que los inviernos de Menorca no son especialmente fríos. Los datos de la Agencia Estatal de Meteorología nos permiten consultar la serie histórica y determinar que la temperatura media es soportable. No obstante, tenemos elementos como el viento y la humedad que se unen para generar una sensación térmica más baja de lo que marcan los termómetros. Otro factor a considerar es el de inviernos que, aunque más cortos, pueden ser también más intensos.

El frío que sentimos se produce por la pérdida de calor corporal y por la temperatura ambiental. Si controlamos estos factores, no debemos temer al invierno.
Para evitar la pérdida de calor corporal podemos;

1. Utilizar prendas de abrigo. Pero, ¿cuales? De pequeños siempre nos decían que la lana era lo mejor. Pero echemos un vistazo a lo que hay en el mercado hoy en día.
GoreTex. Sistema de prendas que utiliza tejidos laminados con membranas. Fueron los primeros en utilizar un sistema de sellado impermeable en las costuras. Actualmente hay otros sistemas que lo igualan o incluso superan, sin llegar a ser tan caros.
Thermolite. Fibra de filamento hueco que ofrece, peso por peso, el máximo aislamiento al frío. No hay nada que con el mismo peso mantenga tanto el calor como el thermolite. Se presenta en formato de guatas (para rellenos) y en formato de fibras para hacer prendas. Algunas personas lo consideran lo más avanzado tecnologicamente para combatir las bajas temperaturas.
Polar. Prenda que utiliza tejidos de alta densidad con capacidad de retener un gran volumen de aire dentro del filamento, con lo que se consigue un buen aislamiento térmico.
Soft Shell. Sistema de tejidos polares con o sin membrana y con una elasticidad moderada.
Membrana. Fina película de poliuretano que se lamina dentro de otros dos tejidos. Las membranas pueden ser micro porosas o capilares. Bloquean el viento y las moléculas líquidas dejando pasar un discreto volumen de moléculas gaseosas (respiración).
Cordura. Aramida modificada con estructura de poliamida que mediante un proceso de taslanización especial produce en el hilo la aparición de una serie de cristales que son extremadamente resistentes al roce y a la abrasión.
O sea, que es un hilo que soporta la abrasión dos veces mejor que el nylon, tres veces mejor que el poliéster y 10 veces mejor que el algodón.
Hay prendas que combinan varios tipos de tejido y se convierten en el mejor aliado contra las temperaturas bajas. Con todo esto, la lana queda en el armario, aunque la última tecnología contra el frío quizás no se precise para una latitud mediterránea.

2. ¿Quieres los pies calientes? Cúbrete la cabeza. En efecto, el 80% del calor corporal lo perdemos por la cabeza.

3. Actívate. Algo tan sencillo como caminar hace que generes calor. No estés parado. Y aún más importante, no te quedes parado y expuesto al frío (o al viento frío). Si estás transpirando y húmedo, escapa de la corriente de aire.

Ahora vamos con el control de la temperatura ambiental. Más allá de daros una relación de las formas de tener la vivienda caldeada (chimenea, estufa, radiadores) vamos a incidir en un buen aislamiento. Muchas economías domésticas se resienten a lo largo del invierno porque tienen que gastar mucho en calentar la casa cuando no haría falta si tuvieran un mejor aislamiento térmico. En ventanas, en puertas y en la impermeabilización de tejados.
Revisa estos aspectos y no pases frío este invierno.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.