Skip to content

¿Quién juega a la lotería y por qué?

La gente de más edad es proclive a comprar un décimo y con la baja tasa de turistas del IMSERSO este otoño las administraciones de lotería de Menorca se resienten

A la gente mayor le gusta cumplir con las tradiciones
A la gente mayor le gusta cumplir con las tradiciones
Lo normal es tener una participación o un número (al menos) para la Lotería de Navidad

La mayor cantidad de venta de Lotería de Navidad en la isla se consigue a costa del turismo nacional. Por eso los meses de verano son clave para concluir si se habrá vendido más o menos lotería cuando llega el momento del sorteo. Algunos loteros de la isla han lamentado que todo el proceso de comercialización de los viajes del IMSERSO se haya hecho de manera que el número de turistas del colectivo de gente mayor haya sido más bien bajo.

Las fechas señaladas de cada cual marcan mucho los números escogidos para la suerte; una boda o un nacimiento por ejemplo. Si alguien lo dejó para el último momento ya no pudo escoger sus cifras de la suerte.

Un estudio publicado recientemente demostraba que el mayor porcentaje de jugadores son de un perfil de edad mayor. Esto responde al factor cultural que acompaña a la lotería de Navidad. Una tradición que se hereda. Pese a que los premios no son tan cuantiosos como otros juegos de azar, se sigue jugando como lo hacían nuestros progenitores.

A diferencia de quien juega regularmente por una adicción, esta lotería no se puede considerar que sea adictiva pues la mayor parte de quienes gastan en ella lo hacen de manera “responsable”, escogiendo un numero limitado de billetes o participaciones y solo una vez al año.

Si nos atenemos al volumen de venta de lotería de Navidad en Menorca, las probabilidades de que toque un gran premio es menor que en otras localidades. Cuando cae un premio importante en un lugar, las ventas al año siguiente se incrementan en ese punto. Por ese mismo efecto, Menorca no es un destino en el que la venta de lotería sea un atractivo pero todos los números están en el bombo. Hay que remontarse hasta el 2015 para recordar que tocó algún décimo de algún quinto premio. Poco representativo excepto para el perceptor del premio.


Deja un comentario

Your email address will not be published.