“Lo que nos viene en 2022” – menorca al día
Skip to content

“Lo que nos viene en 2022”

Un artículo de José A. García Bustos

"El año que tenemos por delante se presenta interesante".
"El año que tenemos por delante se presenta interesante".

Hoy es mi cumpleaños. Esta efeméride basta, por sí sola, para condicionar mi estado de ánimo a la hora de escribir mi columna semanal. Me alegro de cumplir años en buenas condiciones y quiero ser optimista. Estoy de celebración y, a pesar de la que está cayendo en contra de los derechos individuales, voy a intentar escribir en positivo.

Hoy me importa un pepino lo que diga Macron sobre los no vacunados o lo que se critique a No-vac Djokovic por su no-vacunación y el episodio australiano. Ambos representan polos opuestos en las intenciones del NOM. A estas alturas ya sabrán lo que significan estas siglas. Empieza por Nuevo Orden y acaba por Mundial. Sus adalides son los que nos lo quieren comprar todo en pro, dicen ellos, de nuestra felicidad.

Veo el año que empieza como un buen año, en el que la pandemia dejará de serlo. Acabado el frío y la humedad, la virulencia del virus disminuirá. La preocupación del coronavirus minorará por dos cosas: porque es estacional como la gripe y, sobre todo, porque lo dicen los de arriba.

Así dejó constancia en julio de 2020 el presidente del Foro Económico Mundial en su libro titulado “El Gran Reseteo”: el coronavirus dejará de ser relevante en el primer semestre de 2022. Si eso ocurre, duden de sus grandes dotes como adivinos. Su baza adivinatoria ya la gastaron con la previsión de la llegada de la pandemia.

El turismo volverá a tirar de la economía aunque con cambios que han llegado para quedarse. Tendremos un verano con menos turistas que dejarán mayores márgenes y vendrán de manera más repartida, dando lugar a una temporada más larga. Taxistas, souvenirs, restaurantes y hoteleros verán aliviada su cuenta de resultados.

En general, los pequeños empresarios notarán una mejoría pero no lo tendrán fácil. Deberán intentar volar pero contarán con lastres que les anclarán al suelo, como el aumento de los costes de los suministros, la inflación y la subida de tipos de interés. Sin olvidar que tendrán que afrontar la devolución de la deuda asumida durante la pandemia, cuyo periodo de carencia ya quedó atrás.

Inevitablemente tendrá lugar una crisis de deuda por los impagos derivados de unos préstamos que nos vimos obligados a asumir si queríamos tener opciones de sobrevivir a los efectos de la pandemia.

A nivel público no será diferente. Habrá que devolver todo lo recibido, que no ha sido poco. El aumento de la presión fiscal será inevitable. Lo poco que queda de las rentas medias seguirá su éxodo hacia países más benevolentes con la tributación sobre sus beneficios.

Como ha ocurrido en el año que acaba, los ricos serán más ricos. En 2021, las 20 mayores fortunas han visto crecer su patrimonio un 30%. Aunque ya saben que los más ricos no aparecen en esta lista. Ha subido al número uno Elon Musk y ha bajado dos puestos, hasta la novena posición, Warren Buffett.

Seguro que ha tenido que ver en su alteración patrimonial su diferente exposición a las criptomonedas que han tenido un año cargado de máximos históricos. Elon Musk, a través de Tesla, compró como activo para la empresa 1,5 millones de dólares en BTC (Bitcoin Core). A nivel particular, a golpe de vacuos tuits hizo subir a Dogecoin hasta donde quiso, casi llegando a la impensable cifra de un dólar por unidad, una barbaridad debido a su inmenso suministro de monedas en circulación. Más tarde la hundió tras su decepcionante intervención en el Saturday Night, programa en prime time americano. Ahora dice que quiere admitirlas como método de pago en Tesla aunque sus tuits ya no tienen el efecto de antaño. Warren Buffett abomina de las criptos y se ha perdido oportunidades de subir en la lista Forbes.

Auguro un año difícil para las criptomonedas que no aporten valor, incluido Bitcoin Core (BTC, la número uno por capitalización). Hay buenos proyectos pero también mucha paja.

Los países empezarán a sacar su moneda virtual pero ojo, su red debe ser sólida, no vaya a pasar como con El Salvador que, tras aceptar una variante de BTC como moneda oficial, ha desaparecido el dinero de las carteras de sus ciudadanos. Es lo que pasa por operar fuera de la sólida blockchain que dejó Satoshi.

BSV, el auténtico bitcoin tendrá un progresivo reconocimiento del mercado y recuperará el prestigio que se merece mientras va aumentando el tamaño de los bloques y su velocidad como ninguna.

Será el año en el que el Metaverso irá aumentando su presencia entre los jóvenes. Las empresas que quieran llegar a ellos tendrán que estar presentes en el universo virtual. El metaverso, es un mundo paralelo que permite vivir experiencias únicas y, gracias a la blockchain con los NFTs y los contratos inteligentes, podrá ser monetizado.

No-vac Djokovic ganará Roland Garros ante la presencia de Macron ¿Será un anticipo de la victoria de las fuerzas opuestas al NOM?

El año que tenemos por delante se presenta interesante. Sobre todo sean felices y no dejen de invertir en activos que rindan para usted. Posean, posean y aumenten sus posesiones. No hagan caso a lo que les dicen. Inviertan, por pequeña que sea su inversión. Debido a la inflación, el dinero irá perdiendo de valor. Invertir les ayudará a ser felices. Si venden, Blackrock y Vanguard se harán con todo. Que tengan un feliz 2022.


Deja un comentario

Your email address will not be published.