Skip to content

¿Cuál es el límite de alcohol que puedes beber sin que te emborraches?

Hay una respuesta para cada persona puesto que influyen varios factores

Si tienes sed, bebe agua
Si tienes sed, bebe agua
Foto: Pixabay

Lo ideal; no bebas alcohol. Que lo digamos ahora, tras dos años sin fiestas patronales en Menorca y con los días contados para alcanzar Sant Joan tiene mucho sentido. Además, tenemos una ola de calor en ciernes y, como advierten desde los estamentos públicos sanitarios, no hay peor combinación que calor y fiestas. ¿Por qué? Pues porque los jóvenes o menos experimentados van a beber alcohol como si quisieran aplacar su sed. Y eso va a conllevar a un gran número de personas con borrachera o coma etílico.

Un coma etílico es el grado más grave de intoxicación por alcohol, se produce por ingerir una gran cantidad de alcohol en un breve periodo de tiempo. Consiste en una alteración de conciencia con diferentes grados de conexión con el medio y respuesta a estímulos. Algo que podría producirse en mayor grado este año de “vuelta a las fiestas”.

El alcohol es una droga que deprime el sistema nervioso central y afecta a la capacidad de autocontrol, por lo que puede confundirse con un estimulante. El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol que tiene diferente concentración según si son bebidas fermentadas o destiladas. Las fermentadas como el vino, cerveza y sidra tienen una graduación entre los 4º y los 15º. Se producen por la fermentación de los azúcares o de los cereales.
En el caso de las destiladas tienen mayor concentración de alcohol. El orujo, el pacharán, el vodka, el whisky, el ron, el brandy o la ginebra que se van a beber por las fiestas tienen entre 40º y 50º.

Si se quiere consumir ginebra hay que ir preparado; limitar la dosis, ir con el estómago lleno, espaciar la toma de cada gin con limonada.

El alcohol ingerido en una bebida es absorbido en el aparato digestivo, desde donde pasa a la circulación sanguínea en la que puede permanecer hasta 18 horas.

Pocos minutos después de haber bebido, pueden aparecer una serie de efectos cuya manifestación varía según la cantidad que se haya bebido y las características de la persona.

Los elementos que influyen en cómo nos afecta la ingesta de alcohol son:

  • La edad. Los jóvenes son más sensibles a los efectos del alcohol en actividades que tienen que ver con la planificación, la memoria y aprendizaje, y son más “resistentes” que los adultos a los efectos sedantes y a la descoordinación motora.
  • El peso y el sexo. El alcohol afecta de modo más grave a las personas con menos tamaño. En general la mujer pesa menos y el tamaño de sus órganos internos es proporcionalmente más pequeño. Por lo tanto, menores cantidades de alcohol pueden producir daños en el cuerpo de forma más rápida.
  • La cantidad y rapidez de la ingesta. A mayor cantidad de alcohol bebido y a menor tiempo, es mayor la posibilidad de intoxicación.
  • La combinación con bebidas carbónicas como la tónica, las colas, etc. acelera la intoxicación.
  • La comida. Si se come a la vez que se bebe, sobre todo alimentos grasos, se enlentece la intoxicación, pero no se evita ni se reducen los daños al cuerpo.
  • La combinación con otras sustancias. Si se toman tranquilizantes, relajantes o calmantes, se potencian los efectos sedantes del alcohol. Cuando se combina con el cannabis se incrementan los efectos sedantes de ambas sustancias.

Deja un comentario

Your email address will not be published.