Skip to content

Diez términos meteorológicos básicos para entender la ola de calor

Los meteorólogos se plantean poner nombre a noches en los que el termómetro no baje de los 30 grados

El sol.
El sol.
Nuestra estrella y el calentamiento global están causando un calor más alto del normal en este verano. (Foto: PIXABAY)

Madrid, 16 julio (EFE).- Fenómeno de subdisidencia, DANA o cúpula de calor son términos normalmente utilizados sólo por los expertos en meteorología pero la intensidad de esta segunda ola de calor del verano los ha introducido en las conversaciones corrientes.

José Miguel Viñas, especialista de Meteored y autor del diccionario del tiempo y el clima “Conocer la meteorología” (Alianza Editorial) ha explicado a Efe la definición de una decena de estos conceptos, muy utilizados estos días.

1.- Ola de calor: es importante diferenciar un episodio de altas temperaturas, normal en verano, de una ola de calor que “dura más, afecta a una zona más extensa y alcanza valores extremos por encima de los normales”, ha indicado.

En general, el calificativo de ola de calor implica un mínimo de tres días consecutivos con valores ambientales por encima de la mínima de los días más cálidos durante los meses de julio y agosto entre 1971 y 2000.

2.- Dorsal: una lengua de altas presiones y aire cálido que se extiende hasta España y otras partes de Europa desde una zona del norte de África; las temperaturas aumentan a medida que avanza este frente.

“Esta ola de calor se inició con una primera dorsal de aire cálido y con un aumento de aire más cálido impulsado por la DANA”, ha recordado Viñas.

3.- DANA: el acrónimo de Depresión Aislada en Niveles Altos, acuñado en memoria del meteorólogo Francisco García Dana, describe una bolsa de aire frío anclada y aislada cuyos efectos repercuten sobre el tiempo en la superficie terrestre.

“Suele ser protagonista porque contribuye a crear lluvias torrenciales, pero estos días lo es por el aire cálido generado”, ya que ha actuado como “mecanismo impulsor” de este flujo de aire y ha reforzado las altas temperaturas.

4.- Cúpula de calor: esta expresión utilizada por meteorólogos norteamericanos “no es incorrecta pero tampoco es necesaria” en el idioma español, ya que “se puede explicar con otros términos” más conocidos, precisa Viñas.

Se trata de aire estacionario cálido encima de una zona, en este caso la península ibérica, que refuerza el incremento de las temperaturas.

5.- Noche tropical: cuando las temperaturas superan una mínima de 20º C se habla en los partes meteorológicos nacionales de noche tropical aunque “el término más estrictamente usado es noche cálida” simplemente.

La expresión es sólo correcta en lo que se refiere a temperatura, pero no a humedad -a no ser que se aplique a zonas costeras- y surge para diferenciar “la tipología de la noche en función de su calor y para ayudar a identificarlas y entender sus características”.

6.- Noche tórrida: dentro de esa diferencia de noches, este concepto se aplica cuando la temperatura mínima no baja de 25º C.

Ante la previsión de un progresivo incremento del termómetro nocturno en los próximos años “en la AEMET ya hay cierto debate para definir las noches con temperaturas extraordinarias” y en ese sentido se plantea hablar de “noche infernal o asfixiante” cuando la temperatura no baja de los 30° C.

7.-Tormenta seca: una tormenta que no lleva asociadas precipitaciones o son muy débiles.

Sucede con situaciones como la actual cuando “el aire es tan cálido que en las zonas donde se produce algún chubasco, el agua se evapora antes de llegar al suelo” y es un fenómeno peligroso porque este tipo de tormenta genera rayos que “pueden causar incendios forestales al estar el suelo tan seco”, ha afirmado el meteorólogo.

8.-Calima: una concentración de partículas sólidas -polvo- de origen mineral en suspensión en el aire, que se desplaza desde una zona desértica -en general, el Sahara- a la península ibérica.

La calima empeora la calidad del aire, es peligrosa para la salud de personas con problemas respiratorios y produce mala visibilidad, con cielos amarillentos o rojizos muy característicos.

9.- Fenómeno de subsidencia: un descenso de aire desde la zona intermedia de la atmósfera hasta la superficie, asociado siempre a las altas presiones.

A medida que desciende, “el aire tiende a calentarse y tener menos humedad: donde hay subsidencia suele haber poca nubosidad”.

10.- Anomalía térmica: períodos de tiempo de referencia para cuantificar cuánto por encima o por debajo estará la temperatura respecto a los valores medios.

“Con esta ola de calor, hay una anomalía positiva de temperatura bastante alta, entre 8 y 10º C por encima de lo normal en algunas comunidades”, concluye Viñas.


Deja un comentario

Your email address will not be published.