Saltar este contenido

Se cumplen 250 años del viaje de los menorquines a Florida

De aquella migración aún existen hoy multitud de descendientes en Estados Unidos que quieren reafirmar su ascendencia isleña

Esta estatua recuerda aquellos hechos
Esta estatua recuerda aquellos hechos
La misma figura está en San Agustín y en Monte Toro (Menorca)


Se suceden los actos que recuerdan los motivos de aquel viaje, los funestos resultados que tuvo para centenares de menorquines y lo que a día de hoy aún mantiene viva la relación del pueblo menorquín y de San Agustín.

El lunes, a partir de las siete, hay un acto en el Consell Insular en el que participan escritores, investigadores, historiadores y personas que a día de hoy trabajan para reforzar los lazos entre las dos comunidades.

No en vano hay un sentimiento de pertenencia a Menorca por parte de miles de floridianos que descienden de aquellas familias que se embarcaron, un poco a ciegas, en la flota del médico escocés Andrew Turnbull en la primavera de 1768 en el puerto de Maó.

Al conseguir la concesión de unas tierras en la bahía de Mosquitos, Turnbull necesitaba mano de obra para levantar una próspera industria del cultivo de índigo, una planta de la que se extraía un colorante azulado. Las graves dificultades que se encontró la comitiva menorquina al llegar a la colonia que denominaría Nueva Esmirna fueron tales que, de un total de 1403 personas, unas 930 murieron antes de cumplir el contrato de trabajo a diez años que firmaron por el que se esperaba que se repartieran algo más de 200.000 metros cuadrados de tierras. Un contrato que nunca se saldó.

Los menorquines que sobrevivieron huyeron a San Agustín y allí les acogieron como hombres libres después de pasar nueve años de penurias debido al duro trabajo, a las enfermedades tropicales, al hambre y a otros factores como el acoso de la población de indios americanos.
Hoy se celebra cada año un festival en recuerdo de aquellos hechos que pretende reivindicar los orígenes menorquines de unos -aproximadamente- 30.000 descendientes de aquellos menorquines que viven en Florida. Además, en su cultura, también se utilizan aún palabras, expresiones, canciones o trazos culturales de Menorca.

Miembros de la Fundación de amigos de la Isla del Rey y afines volverán a mediados de junio a viajar a San Agustín para participar del aniversario.

En breve se presentarán más libros o documentales que recogen el viaje que cumple 250 años.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.