Saltar este contenido

Un libro saca a la luz la confrontación entre Mateu Orfila y François-Vincent Raspail

Adrià Casinos ha publicado esta obra con Edicions de la Universitat de Barcelona y el Institut Menorquí d'Estudis

Mateu Orfila en París
Mateu Orfila en París
Su criterio se topó con otros grandes nombres de su época

El París en el que el menorquín (y padre de la toxicología) desarrolló su labor guarda interesantes pasajes que afloran en esta obra. Como si de una nueva biografía se tratara, la obra repasa la trayectoria vital e intelectual que tuvo.

Alrededor de la ciudad de Paris y de su vida social, discurren las influencias del mundo académico, la ciencia y la política. En los evidentes grupos de presión que se fueron formando hubo líderes de opinión como Georges Cuvier y Étienne Geoffroy Saint Hilaire. En medio de este panorama, el menorquín Mateu Orfila mantuvo una confrontación sonada con un personaje destacado en el ámbito de la medicina y de la química como era François-Vincent Raspail.

Raspail fue uno de los padres fundadores de la teoría celular en biología y precursor en el uso de la asepsia. Por su parte, Orfila representaba el padre de la toxicología, lo que le llevó a participar en un conocido juicio en el que aportó el valor de sus conocimientos para la resolución de un presunto envenenamiento.

El célebre asunto de Marie Lafarge fue ridiculizado por François Vincent Raspail, apóstol de la medicina libre que propugnaba una nueva medicación más accesible a las clases populares. Orfila representaba la medicina oficial y diplomada, a diferencia de Raspail, perseguido años más tarde por ejercicio ilegal de esta profesión. Raspail fue condenado a quince francos pero ya no continuó sus consultas gratuitas.


Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.