¿Qué hay detrás de un estornudo? – menorca al día
Skip to content

¿Qué hay detrás de un estornudo?

Diferencia un catarro de una gripe, o el COVID 19 que provoca el virus Sars-Cov 2

¡Salud!
¡Salud!
El estornudo es un sistema de defensa del cuerpo y puede convertirse en un modo de propagar un virus

Un estornudo es un acto reflejo convulsivo de expulsión de aire desde los pulmones a través de la nariz o boca. Suele estar provocado por partículas extrañas que provocan la irritación de la mucosa nasal. El estornudo puede diseminar enfermedades mediante el lanzamiento de vectores en el aire (a menos que sea causado por alguna alergia, las cuales no son contagiosas).

La sensibilidad de la nariz, al notar esas partículas extrañas, hacen que aspiremos de manera repentina una cantidad de unos dos litros y medio de aire. Lo que sucede a continuación es que los músculos se contraen y el diafragma actúa al unísono para expulsar ese aire de golpe, llegando a velocidades de 150 kilómetros por hora y cubriendo una zona de unos 7 metros cuadrados.

Puede darse el caso de que las partículas que provocaron el estornudo (la reacción del cuerpo para protegerse de esta irritación en la nariz) salgan expulsadas con las partículas de aire. También es posible que si nuestro organismo está infectado, con cada estornudo estemos diseminando la enfermedad a nuestro alrededor.

Pero de manera corriente no es fácil saber si alguien estornuda por una alergia, por un resfriado común, por una gripe o porque tiene COVID. La mayorías de las alergias estacionales suceden en primavera, cuando aumenta la presencia de polen en el aire. Pero al llegar el cambio de estación de verano a invierno pasando por el otoño, la bajada de temperaturas puede fomentar más estornudos que hay que saber identificar.

Algunos facultativos están pidiendo que, para evitar colapsos en los servicios médicos, se aumenten las dosis de vacunas de la gripe estacional. Al hacerlo se protegerá a la población de la gripe común y de las cepas conocidas (como la gripe A o H1N1). Eso facilitaría la identificación del resto de síntomas entre simples catarros y COVID19.

La fiebre es un elemento diferenciador entre los distintos tipos de virus que pueden provocar estornudos y otros síntomas respiratorios. Pueden cursar fiebre catarros convencionales, aunque suelen ser poco altas. En el caso del Sars-Cov2 que provoca el COVID, las fiebres son más altas y sobre todo la afectación a bronquios y pulmones.

Un elemento fundamental para evitar el contagio o los síntomas adversos de una de estas enfermedades es tener un buen sistema inmunitario. El sistema inmunitario se ve potenciado con el sueño y el descanso, mientras que resulta perjudicado por el estrés. Las dietas pueden afectar al sistema inmunitario; por ejemplo frutas frescas, vegetales y comida rica en ciertos ácidos grasos favorecen el mantenimiento de un sistema inmunitario saludable.

El sistema inmunitario se adapta con el tiempo para reconocer patógenos específicos de manera más eficaz, generando una memoria inmunitaria. Esto proporciona una mejor respuesta cuando el organismo se encuentra de nuevo con el patógeno en cuestión. Este proceso de inmunidad adquirida es la base de la vacunación.

La mejor manera de evitar un resfriado es evitar el contacto cercano con los enfermos actuales, lavarse meticulosa y regularmente las manos y evitar tocarse la cara. Los jabones antibacterianos no tienen efecto sobre el virus del resfriado -es la propia acción mecánica de lavarse las manos la que elimina las partículas víricas. Se recomiendan gel con alcohol para manos como método efectivo para reducir la concentración de los virus infecciosos en las manos. Sin embargo, al igual que al lavarse las manos, los geles con alcohol no proporcionan ninguna protección residual contra otra infección.


Deja un comentario

Your email address will not be published.