Saltar este contenido

El gobierno de Sant Lluís al borde de la ruptura

La asamblea de Volem Sant Lluís pide a sus concejales que valoren mantener el pacto con el PSOE

A punto de romperse.
A punto de romperse.
Los líderes de los tres partidos en el gobierno municipal podrían dejar de trabajar juntos en breve.


El equipo de gobierno de Sant Lluís podría tener los días contados. En un comunicado la asamblea de Volem Sant Lluís, formación de la alcaldesa Montse Morlà, pide a sus concejales que valoren si deben mantener el pacto  con el PSOE para lo que queda de mandato.  En estos momentos  Sant Lluís tiene un ejecutivo formado por cuatro concejales de Volem Sant Lluís, dos del PSOE y uno de Proposta per les Illes. En la oposición está el PP con seis concejalías.

En el comunicado  de la asamblea de Volem Sant Lluís se afirma de entrada que “Estamos comprobando desde hace un tiempo que algunos socios de gobierno del Ayuntamiento de San Luis están dispuestos a despreciar la tarea de tres años, para afrontar con ventaja las próximas elecciones.

La Asamblea de Volem Sant Lluís insta a sus representantes en el
ayuntamiento a que sigan con su trabajo, que den respuestas a
día a día del municipio y que no se dejen someter por actitudes que no tienen que ver con la gestión económica, la transparencia y la
participación, que son retos importantísimos  a los que nunca renunciaremos como base ética de nuestra agrupación”.

Desde la asamblea se apunta directamente al PSOE. Se afirma en el comunicado que “No podemos tolerar que, ante las próximas elecciones de 2019, los socios de gobierno pongan sus intereses partidistas por delante de las necesidades de la ciudadanía de Sant Lluís. La actitud por parte del PSOE no es tolerable con los que deberían ser compañeros de viaje.

Por lo tanto, esta asamblea pide a sus concejales que valoren
seriamente si deben seguir con estos socios. Una tarea de tanta
responsabilidad no puede quedar dañada por unas actitudes como éstas, que nada tienen que ver con la buena gestión de este Ayuntamiento”.

Esta crisis se suma a varias más que han protagonizado a lo largo de todo el mandato las tres formaciones. El último gran enfrentamiento entre formaciones llegó hace unos días por una supuesta comida de trabajo de dos personas que costó, sólo en pescado, 100 euros.


Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.