Astronomía para principiantes – menorca al día
Skip to content

Astronomía para principiantes

Las curiosidades del espacio no tienen fin para un afición que crece en Menorca desde que fue declarada Reserva Starlight

Mucho por descubrir
Mucho por descubrir
Crece el interés por la ciencia astronómica en Menorca

Desde que el Consell promoviera la candidatura de Menorca a ser destino Starlight, hubo muchas personas que empezaron a mirar al cielo estrellado de otra manera. La doble denominación de Destino y Reserva Starlight pone a la isla en una buena posición para desarrollar actividades relacionadas con la astronomía pero Menorca apenas contaba hasta hace poco con un grupo de aficionados con sus telescopios y con un pequeño observatorio en la zona del Canal Salat de Ciutadella que (con todo el respeto) ha sido definido como “de juguete” por los entendidos.

Pero hay que partir de que para ver el cielo estrellado y empezar a disfrutar de lo que ofrece se puede empezar sin nada más que un cielo nocturno sin nubes. Menorca no tiene mucha contaminación lumínica y eso permite que se aprecien bien los diferentes elementos que lo componen; luna, estrellas, planetas, fenómenos puntuales como el paso de meteoritos, cometas, el fondo de la galaxia, y más.

La posición de los elementos en el cielo estrellado y la identificación de los elementos de nuestro propio sistema solar son un punto de partida muy bueno para empezar a practicar. Se pueden utilizar herramientas sencillas para ello, desde la simple observación hasta prismáticos, teléfonos móviles o pequeños telescopios para empezar. Conocer e identificar estos elementos nos ayudan a guiarnos en la bóveda celeste como lo harían los navegantes en tiempo de Cristóbal Colón.

La observación de los astros requiere aprendizaje. Mirar a través de un telescopio no basta para entender qué vemos y disfrutar de la ciencia astronómica. La mayoría de las imágenes que vemos de los astros son débiles, pequeñas, poco contrastadas, hasta el punto que llegan a decepcionar al debutante. También fomentan esta decepción las extraordinarias imágenes fotográficas de las revistas astronómicas.

El principiante deberá dedicar mucho tiempo con los astros brillantes, como estrellas, constelaciones y planetas, porque le será fácil de localizarlos así como porque ofrecen menores dificultades. La Luna es un astro para el aprendizaje y los momentos más idóneos son los días más cercanos a los cuartos (en Luna Llena los accidentes orográficos no presentan contraste debido a la iluminación lunar). El debutante deberá dejar las galaxias y nebulosas para más adelante.

La astronomía observacional es una actividad paciente y relajante, aquí no valen las prisas ni se improvisa.
Una de las mejores puertas a descubrir el interés por la astronomía es la dimensión que adopta lo que vemos; Aunque el universo es infinito, realmente se pueden observar unas diez mil estrellas a simple vista una noche de cielo despejado.

El observatorio de Cheomseongdae, en Kyongju, Corea del Sur, fue construido entre 632-647 y se utilizó para observar las estrellas y predecir el tiempo. Mide 9,17 m de altura X 5,35 m en la base y aún se conserva actualmente. Nuestra galaxia tiene la forma de un disco, con una zona central gruesa y una gran nube de forma esférica, llamada halo, de estrellas viejas rodeando al disco. Si miramos hasta donde llegan las estrellas y el gas visible, el diámetro del disco y el halo juntos es de 100.000 años luz. El disco tiene un grosor de entre 1.000 y 12.000 años luz.

Para encontrar las temperaturas más calientes de un planeta de nuestro sistema solar tenemos que ir a la superficie de Venus, con 470º C. La gruesa atmósfera de Venus retiene el calor del Sol, por lo que las temperaturas en la medianoche son tan calientes como en el mediodía. Allí las rocas están tan calientes que tienen un brillo rojo. En el lado contrario del termómetro está Tritón, el mayor satélite de Neptuno. Cuando la sonda Voyager 2 pasó junto a este astro en 1989, descubrió una superficie extremadamente fría con una temperatura de -235ºC.


Comment

  1. Sois unos ilustres ignorantes que no tenéis ni idea de astronomía, estoy cansado de leer tonterías como esta. No sabéis ni redactar el artículo. Que tiene que ver Cristóbal Colón con todo esto? El observatorio de ciutadella no es un observatorio, es un nido de engaños y juguetes. Llevo practicando astronomía desde hace muchos años, muchos, incluso a un alto nivel al que nunca llegareis, y os estáis riendo entre todos de lo que nos apasiona a algunos. “Menorca apenas contaba hasta hace poco con un grupo de aficionados con sus telescopios y con un pequeño observatorio en la zona del Canal Salat de Ciutadella” Sois unos ignorantes, había gente mucho antes y sin ánimo de lucro, ahora hay gente que se aprovecha de este producto para venderlo (Polaris Menorca) pero claro, no os interesa decir la verdad, sois aficionados al dinero, al astrodinero, no a la astronomía. La verdadera astronomía, la que han vivido miles y miles de generaciones, desde nuestros ancestros hasta ahora, la divulgación del cielo protegido, es una falta de respeto hacia todos ellos con lo que creéis que sentís cuando cobráis por ello y lo hacéis un negocio, que vuelvo a repetir lo llamáis astrodinero. Ojalá se os pudra el cielo en vuestros ojos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.