Disfruta del mundo de las setas en Menorca – menorca al día
Skip to content

Disfruta del mundo de las setas en Menorca

Si la meteorología lo permite y según cada especie, el campo nos ofrece en otoño setas ideales para comer

Muchas ya las has visto antes pero, ¿sabes si se comen?
Muchas ya las has visto antes pero, ¿sabes si se comen?
Es tiempo de setas

A parte de esclata-sangs (rovellones), gírgoles (champiñón ostra) o cames seques (rebozuelos), en la campiña insular se pueden encontrar centenares de especies a considerar para su buen consumo. No todas las setas y hongos son igual de suculentos para la sartén e incluso los hay que no convendría que nos lleváramos a la boca, pero es interesante conocer que la variedad es amplia.

Obras literarias como Setas de Menorca (Mir, Melis i Mascaró) recogen 302 especies de setas, de las cuales 59 especies se citan por primera vez en nuestra isla. Con esta guía se pone al alcance, de una manera muy divulgativa, una buena herramienta que ayudará a los aficionados a profundizar y conocer mejor las setas de Menorca.

A la hora de adentrarnos en la búsqueda de hongos hay que ir a lugares donde esté permitida esta práctica. No existe un coto específico para la búsqueda de setas y la mayoría de aficionados se adentra en la zona boscosa del litoral o no habitados. Pero siempre hay que respetar cotos, propiedades privadas y, en todo caso, dejar pasos, barreras o elementos que delimitan un espacio tal y como los hemos encontrado. Sin ensuciar o destrozar el entorno. Se recomienda llevar una cesta de mimbre que permita que los ejemplares no se aplasten y que “respiren”.

Para no dañar la parte subterránea del hongo, se recomienda siempre ir provistos de una navaja para cortar el pie y no arrancarlo, lo que podría dañar el micelio subterráneo, impidiendo que vuelvan a crecer allí. No obstante, algunas de las variedades de setas se distinguen de otras similares en que al arrancarlas, salen enteras y no se desgarran por lo que en determinados casos se puede recomendar el arranque.

La rúsula se encuentra en zonas de encinar. Es comestible y tiene también una variedad blanca, que también se come.

La senderuela es una seta pequeña de tallo fino que también es comestible y se encuentra en zona de pastos.
En la relación de especies hay muchas que generan dudas por sus similitudes. El GOB Menorca ofrece ayuda en este sentido y, si envías una foto de la que encuentras, te puede dar pistas de si es o no comestible.


Deja un comentario

Your email address will not be published.